¿Cuántas horas hay que dormir al día para una buena salud?

La cantidad de tiempo que una persona duerme, incluidas las siestas diurnas, está relacionada con su riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular y muerte, según un estudio de más de 116 mil personas en 7 regiones del mundo, publicado el miércoles pasado en ‘European Heart Journal’.

Los investigadores descubrieron que las personas que dormían durante más del tiempo recomendado de 6 a 8 horas al día tenían mayor riesgo de morir o desarrollar enfermedades del corazón o de los vasos sanguíneos en el cerebro.

En comparación con las personas que dormían durante el tiempo recomendado, aquellos que durmieron un total de 8 a 9 horas al día tenían un 5% más de riesgo; mientras que quienes dormían entre 9 y 10 horas diarias presentaban un 17% más de riesgo y las que dormían más de 10 horas diarias tenían un riesgo mayor del 41%.

También encontraron un aumento del riesgo del 9% para las personas que durmieron un total de 6 horas o menos, pero este hallazgo no fue estadísticamente significativo. Antes de ajustarlos resultados a los factores que podrían influir, los autores del trabajo encontraron que por cada mil personas que duermen 6 horas o menos por noche, 9,4 desarrollaron enfermedad cardiovascular (ECV) o murieron al año; esto ocurrió en 7,8 de los que durmieron de seis a ocho horas, 8,4 de los que dormían de 8 a 9 horas, 10,4 de los que dormían de 9 a 10 horas y 14,8 de los que dormían más de 10 horas.

Publicidad

Entre 6 y 8 horas

El autor principal de la publicación, Chuangshi Wang, estudiante de doctorado en la Universidad de McMaster, en Ontario, Canadá; de la ‘Peking Union Medical College’ y la Academia China de Ciencias Médicas, China, que trabaja en el Instituto de Investigación de Salud de la Población en McMaster, dice: “Nuestro estudio muestra que la duración óptima del sueño estimado es de 6 a 8 horas por día para los adultos. Dado que este es un estudio observacional que solo puede mostrar una asociación en lugar de una relación causal, no podemos decir que el exceso de sueño en sí mismo cause enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, poco sueño podría ser un contribuyente subyacente a la muerte y los casos de enfermedad cardiovascular, y demasiado sueño puede indicar afecciones subyacentes que aumentan el riesgo”.

Otros estudios han sugerido asociaciones entre el sueño y la muerte o enfermedades cardiovasculares y otras, pero los resultados han sido contradictorios. Además, tendían a evaluar a poblaciones particulares y no necesariamente tenían en cuenta el hecho de que en algunos países puede ser común echar la siesta durante el día y se considera un hábito saludable.

Esta investigación examinó a un total de 116 mil 632 adultos de entre 35 y 70 años en 21 países con diferentes niveles de ingresos en 7 regiones geográficas (América del Norte y Europa, América del Sur, Oriente Medio, Asia meridional, Asia sudoriental, China y África). Formaban parte del estudio de ‘Epidemiología Rural Urbana Prospectiva’ (PURE) que comenzó en 2003.

Durante un tiempo de seguimiento promedio de casi ocho años, 4 mil 381 personas murieron y 4 mil 365 sufrieron un problema cardiovascular importante, como un ataque cardiaco o un derrame cerebral. Los científicos ajustaron los resultados para tener en cuenta los factores que podrían afectar a los hallazgos, como la edad, el sexo, la educación, el tabaquismo, el consumo de alcohol, si los participantes vivían en áreas urbanas o rurales, tenían antecedentes familiares de patologías cardiovasculares o antecedentes de diabetes, presión arterial elevada, enfermedad pulmonar obstructiva crónica o depresión.

Publicidad

Encontraron que las siestas diurnas regulares eran más comunes en Oriente Medio, China, el sudeste de Asia y América del Sur. La duración de las siestas diurnas varió principalmente de 30 a 60 minutos. Las personas que dormían 6 o menos horas por la noche, pero echaban una siesta diurna y, por lo tanto, dormían un promedio de 6,4 horas al día en total, registraban un riesgo ligeramente mayor en comparación con los que dormían entre 6 y 8 horas por la noche sin una siesta diurna, pero este hallazgo no fue estadísticamente significativo.

“Aunque las siestas diurnas se asociaron con un mayor riesgo de muerte o problemas cardiovasculares en las personas que duermen lo suficiente o durante más tiempo a lo largo de la noche, no fue así en las personas que dormían menos de 6 horas por la noche. En estas personas, una siesta durante el día parecía compensar la falta de sueño nocturno y para mitigar los riesgos“, agrega Wang.

El profesor Salim Yusuf, investigador principal del estudio PURE, distinguido profesor de medicina y director ejecutivo del Instituto de Investigación en Salud de la Población de la Universidad de McMaster y ‘Hamilton Health Sciences’, concluye: “El público en general debe asegurarse de que duerme entre 6 a 8 horas al día. Por otro lado, si duerme demasiado regularmente, por ejemplo, más de 9 horas al día, es posible que deba visitar a un médico para verificar su estado de salud general. Para los médicos, podría ser útil incluir preguntas sobre la duración del sueño y las siestas durante el día en las historias clínicas de sus pacientes para identificar a personas con alto riesgo de problemas cardiacos y de los vasos sanguíneos o muerte“.

Las limitaciones del estudio incluyen que los investigadores estimaron el tiempo de sueño nocturno en función del espacio entre irse a la cama y levantarse, y que asumieron que la duración de las siestas nocturnas y diurnas se mantuvo sin cambios durante el periodo de seguimiento. Tampoco recopilaron información sobre trastornos del sueño como el insomnio y la apnea (cese temporal de la respiración mientras se duerme), lo que puede tener un impacto en el sueño y también puede afectar a la salud.

Fuente: Europa Press

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot