Cuidado con las trampas para bajar de peso

dieta
dieta

¿Sabías que los americanos gastan 60 billones de dólares anualmente en dietas y remedios para bajar de peso? Esta industria es canija, y todos estamos cayendo en la trampa.

Empecemos por derrumbar aquellos pensamientos negativos rodeando nuestra comida y nuestro cuerpo:

  • “Sé qué comer, pero no puedo hacerlo” Ya en serio, ¿quién sabe qué comer, cómo comerlo y cuándo? Estoy segura de que tus padres no te dieron una pequeña clase de nutrición, mucho menos en la escuela. Si de verdad supieras cómo comer, qué y cuándo, sabrías que los alimentos son más que sólo gasolina para el cuerpo. La comida es entretenimiento, es diversión, es salud, espíritu y un trabajo en equipo. No es tan fácil como decir: “lo verde es bueno, lo grasoso es malo”. Va más allá de eso.
  • “En un día bueno, como cosas buenas como frutas y verduras. En un día malo como cosas malas, como carbohidratos y dulces” ¿Desde cuándo la comida tiene un juicio de valor? ¿Por qué lo que comemos determina si vamos a tener un mal o buen día? Recuerda esto: no hay comida buena, ni comida mala. ¡Deja de etiquetarla! Tus alimentos no son el enemigo, sino la forma en que los comes. ¿Quién dijo que el chocolate es malo? ¡Al contrario! Es bueno para tu salud, a menos que te atragantes de 10 kilos de trufas, pero eso ya no es culpa del chocolate, sino de tus impulsos.
  • “No es justo, hay personas que pueden comer lo que sea y no subir de peso” ¡Este es un clásico! ¿Acaso nunca lo has dicho? Ahí estás, culpando a alguien más y odiando tu metabolismo. ¿No es horrible vivir así? Tu actitud lo es todo, si vas por la vida celando a las flacas, y odiando tu cuerpo, nunca tendrás la motivación suficiente para CUIDAR de tu salud y cuerpo. Dile adiós a esos pensamientos negativos, y enfócate en lo que verdaderamente importa.
  • “No importa lo que haga, no puedo bajar de peso” ¿No es frustrante? Por más que lo intentes, NADA te funciona. Ahora odias la báscula, odias tu cuerpo, y odias la comida. Pero primero lo primero: tu peso NO es tu salud; no son sinónimos. Tu peso es tan sólo uno de tantos factores para determinar el estado de tu salud. De hecho la báscula ni siquiera es práctica, no puede medir bien el porcentaje de grasa en el cuerpo. Créeme, tu salud y tu felicidad importan más que ese número que ves en una báscula.
  • “Perdí 15 kilos en una dieta, y tuve rebote” ¿Cuántas dietas no has intentado? La dieta de la luna, el nutrisistema, el détox, el cleanse, la dieta del reloj… No te preocupes, éstas no son trampas, son antidietas. Morirte de hambre solamente te hará subir de peso, lo que necesitas es un cambio de estilo de vida, ¡no una dieta!
  • “Hoy es mi cumple, voy a comer lo que quiera, y mañana empiezo la dieta” Esta declaración clásica siempre es el primer paso al ¡fracaso! La idea de empezar una dieta ‘mañana’, en lugar de hacer el cambio ahora mismo, es el inicio de una trampa. El cuidado de tu salud no es un juego que empieza y termina. Los hábitos alimenticios requieren un patrón; nada es malo o bueno, nadie pierde o gana. ¡Y no hay trampas! Solamente decisiones y consecuencias. La mentalidad de hacer trampa es una técnica de autosabotaje. ¿Y a quién engañas? ¿A ti?
  • “Podría verme como ella, pero no quiero comer sólo pasto” Frutas, vegetales, granola, nueces, granos enteros e incluso chocolate oscuro son ‘comida de dieta’ y ‘pasto’. Les dimos una etiqueta mala, y ahora se ven desagradables. Pero mira lo que sucede cuando adoptas una actitud donde la comida saludable es buena y rica… de repente no hay sacrificios.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Publicidad

Tags from the story
, , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *