Qué dicen tus pezones de tu salud

pezones

Los pezones no están ahí por decoración, y tampoco es que sólo sirvan para la lactancia, pues pueden ser la primer señal de alerta de un problema serio de salud. Si de repente notas que la piel cambia o empiezan a derramar un flujo extraño no dudes en consultarlo con tu médico.

El flujo de los pezones puede ser normal, incluso si no estás embarazada o lactando

Este flujo (lechoso, verdoso o transparente) ocurre en muchas mujeres que se aprietan los pezones con fuerza. Pero si no estás apretando, o si el flujo es rojo (sangre), o solo sale de un pezón, deberías consultarlo con un especialista. La razón de esto puede ser desde un quiste, hasta cáncer de mama.

El tercer pezón es más común de lo que imaginas

27.2 millones de americanos tienen un tercer pezón en alguna parte de su cuerpo. Estos pezones supernumerarios usualmente se confunden con lunares. Por fortuna también pueden ser eliminados con una cirugía plástica súper básica.

El ejercicio puede irritarlos

Un buen brasier deportivo puede ayudar, así como bálsamos o vaselina aplicados en los pezones. Pero si no estás haciendo actividad vigorosa y notas que tus pezones están rojos, se descaman y presentan comezón, consúltalo con tu doctor. Puede ser señal de un cáncer muy raro llamado Paget

Publicidad
Vello en los pezones es normal

Esas pequeñas bolitas alrededor de los pezones son folículos de cabello. Si tienes vello creciendo ahí, puedes quitarlos con pinzas o cera, pero tendrás que ser súper cuidadosa. Si éstos se vuelven dolorosos o crecen en tamaño, ve al doctor.

El dolor durante la lactancia es común (y puede prevenirse)

Dolor en los pezones, sangrado y ardor son quejas comunes en mujeres que lactan principalmente por primera vez. Si el dolor continúa, consúltalo con un especialista, pues puede ser culpa del bebé.

Los pezones invertidos no son fuente de preocupación

El 15% de las mujeres nacen con pezones invertidos. Es un problema del tejido conectivo que retrae el pezón y puede corregirse con cirugía. Sin embargo, no es fuente de preocupación, pues no causa dolor ni otros malestares.

Son zonas erógenas para mujeres (y algunos hombres)

Las sensaciones en los pezones viajan al mismo centro de placer del cerebro, así como lo hacen de la vagina, clítoris y cuello uterino. Y si te los perforas, es posible que pierdas sensibilidad pues se daña el nervio.

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer

Por: Silvia Sánchez

En Eme de Mujer Honduras

Tags from the story
, , , ,
Escrito por
Más de Equipo Eme

5 curiosidades de José José

En todos sus discos llevaba su anillo de casado
Leer más