¿El azúcar causa diabetes?

Debido a que la diabetes es una enfermedad caracterizada por niveles altos de azúcar en la sangre, muchas personas se preguntan si el azúcar es el único culpable.

Si bien es cierto que comer grandes cantidades de azúcar agregada puede aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, la ingesta de azúcar es sólo una pieza del rompecabezas. Muchos otros factores, incluidos la dieta, el estilo de vida y la genética, son factores de riesgo muy importantes.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes ocurre cuando tu cuerpo ya no puede regular efectivamente los niveles de azúcar en la sangre. Esto puede suceder cuando el páncreas deja de producir suficiente insulina, o cuando sus células se vuelven resistentes a la insulina que se produce o ambas.

¿Qué es la insulina? Es la hormona requerida para mover el azúcar de tu torrente sanguíneo a las células, por lo que ambos escenarios resultan en niveles crónicos de azúcar en la sangre.

Pero hay 2 tipos de diabetes:

Publicidad
  • Tipo 1: Ocurre cuando el sistema inmune ataca el páncreas, destruyendo su habilidad de producir insulina. Es relativamente rara y principalmente genética. Sólo representa el 5-10% de todos los casos de diabetes.
  • Tipo 2: Ocurre cuando el páncreas deja de producir suficiente insulina o cuando las células de tu cuerpo ya no responden a la insulina que produce, o ambas.

¿Cómo se metaboliza el azúcar?

Cuando la mayoría de las personas hablan del azúcar, en realidad se refieren a la sacarosa, o azúcar de mesa, que está hecho con caña de azúcar. Esta sacarosa está formada por una molécula de glucosa y una molécula de fructosa unidas entre sí.

Cuando comes sacarosa, las moléculas de glucosa y fructosa están separadas por encimas en tu intestino delgado antes de ser absorbidas en el torrente sanguíneo. Esto eleva los niveles de azúcar en la sangre y le indica al páncreas que libere insulina, la cual transporta la glucosa fuera del torrente sanguíneo hacia las células, donde puede metabolizarse para obtener energía.

Si comes más azúcar de lo que tu cuerpo necesita para energía, el exceso se convierte en ácidos grasos y se acumula como grasa corporal.

Debido a que la fructosa se puede convertir en grasa, la ingesta elevada tiende a aumentar los niveles de triglicéridos, lo que que a su vez incrementa tu riesgo de enfermedades cardíacas e hígado graso.

Publicidad

El alto consumo de fructosa también se asocia con niveles más altos de ácido úrico en la sangre. Si estos cristales de ácido úrico se asientan en tus articulaciones, se puede desarrollar una condición dolorosa conocida como gota.

¿El azúcar incrementa tu riesgo de tener diabetes?

Un gran número de estudios han descubierto que las personas que toman bebidas azucaradas regularmente tienen un 25% mayor riesgo de desarrollar diabetes Tipo 2. De hecho, beber una bebida azucarada al día incrementa tu riesgo un 13%, independientemente del aumento de peso que causa.

Adicionalmente, los países donde el consumo de azúcar es más alto también tienen las tasas más altas de diabetes tipo 2. 

Entonces, el vínculo entre el consumo de azúcar y la diabetes es fuerte incluso después de controlar la ingesta total de calorías, el peso corporal, el consumo de alcohol y el ejercicio. Y aunque estos estudios no demuestran que el azúcar causa diabetes, la asociación es fuerte.

Muchos expertos creen que el azúcar incrementa el riesgo de diabetes directa e indirectamente. Es por eso que la OMS recomienda obtener no más del 10% de calorías diarias de azúcares agregados que no se encuentran naturalmente en los animales.

Los azúcares naturales no tienen el mismo efecto

Aunque consumir grandes cantidades de azúcares agregados se ha relacionado con la diabetes, esta teoría no aplica en azúcares naturales. Debido a que estos azúcares existen en una matriz de fibra, agua, antioxidantes y otros nutrientes, se digieren y absorben más lentamente y es menos probable que causen aumentos de azúcar en la sangre.

¿Y el jugo de frutas?

Varios estudios han encontrado una relación entre el consumo de jugo de fruta y el desarrollo de diabetes, tal vez debido al alto contenido de azúcar y el bajo contenido de fibra del jugo. Sin embargo, no todos los estudios han replicado estos resultados, así que se requiere mayor investigación.

Otros factores de riesgo

  • Peso corporal: Investigaciones demuestran que la obesidad es uno de los principales factores de riesgo para la diabetes 2, y perder sólo 5 al 10% de peso corporal puede reducir el riesgo.
  • Ejercicio: Las personas que viven estilos de vida sedentarios tienen casi el doble de riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, en comparación con las personas activas. Sólo 150 minutos por semana de actividad moderada puede reducir ese riesgo.
  • Fumar: Fumar 20 o más cigarros por día duplica tu riesgo de diabetes, pero dejar de hacerlo hace que el riesgo vuelva a la normalidad.
  • Apnea del sueño: La apnea del sueño es una afección en la que se obstruye la respiración durante la noche y es un factor de riesgo único para la diabetes.
  • Genética: El riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 es del 40% si uno de tus padres la tiene, y de casi el 70% si ambos la tienen, lo cual sugiere un vínculo genético.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot