5 lesiones de la vagina

Hongos, ETS, vellos encarnados: la vagina CONOCE de incomodidad y enfermedades. Pero además de eso, no es inmune a heridas, lastimadas y hasta moretones; porque sí, tu vagina puede lastimarse físicamente de 5 maneras diferentes… ¡y tú ni en cuenta!

  1. Moretones vaginales: Así como lo lees: existen los hematomas vaginales. Pues resulta que un hematoma es sólo un moretón y es el resultado de una acumulación de sangre debajo de la piel. Es una lesión MUY rara, siendo que la vagina está bien protegida, pero puede suceder. Tendrías que hacer algo muy especial para que esto sucede, como dar a luz o andar en bicicleta por MUCHO tiempo y con gran intensidad. Lo único bueno del hematoma vaginal es que no es la gran cosa, pues sólo requiere un poco de hielo y tiempo para sanar.
  2. Fractura de pelvis: Romper los huesos del área pélvica (al lado del sistema reproductivo) es MUY raro (3% de las fracturas en general), pero sucede. De hecho, en accidentes automovilíscos, es una lesión más o menos normal y, aunque sea menor, duele como el diablo mismo… y lo peor del caso es que no requiere cirugía usualmente.
  3. Cortaduras: La mayoría de las lesiones ahí abajo están relacionadas con la depilación. Y cualquier persona que haya intentado rarusarse la línea del bikini sabe que cortarse es de lo más normal. El principal problema son los vellos encarnados, pues no sólo duelen, sino que también se inflaman y se vuelven problemáticos. Mi recomendación es que le des un break a tu zona íntima de tanto rastrillo o cera. De hecho, un estudio francés acaba de descubrir que las mujeres que se depilan ahí abajo tienen más probabilidades de contagiarse de una infección llamada Molluscum contagiosum, la cual causa ronchas horribles.
  4. Quemaduras: Una mala depilación brasileña es la peor pesadilla de toda chica… ¡y con justa razón! Una cera muy caliente puede causar irritación y quemaduras. Y tal vez no sean la gran cosa como para acudir con un médico, pero sí serán increíblemente incómodas y dolorosas. No olvides SIEMPRE probar la temperatura en tu piel antes de aplicarla al área del bikini.
  5. Rasgaduras: Si estás muy seca ahí abajo o tuviste sexo MUY rudo, podrías rasgar los labios vaginales. ¿Cómo saberlo? En primer lugar sangrarás, luego te arderá ir al baño y tendrás dolor por un buen rato. Aunque este tipo de lesiones también son raras, pueden evitarse con suficiente lubricación. Para estas rasgaduras es importante acudir con un médico, pues podría necesitar puntadas y un tratamiento para evitar que se infecte.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Escrito por
Más de Andrea Bouchot