Mitos de violencia doméstica que no deberías creer

Aunque no hayas experimentado violencia doméstica, podrías estar al tanto de los malentendidos que implican este tipo de situaciones.

Los mitos sobre la violencia doméstica, que también se le llama violencia de pareja, son subestimados en nuestra sociedad, pues además de que nuestro país sigue siendo muy machista, la violencia hacia las mujeres es increíblemente común.

Sin embargo, deshacernos de estos mitos es crucial para ayudar a los sobrevivientes, apoyar recursos que eviten este problema y diagnosticar problemas en particular que son la raíz de la violencia.

La violencia sólo es hacia las mujeres

Si bien las mujeres son las principales afectadas, la violencia doméstica también puede afectar a hombres; hay hombres que lastiman a otros hombres y también hay mujeres lastimando hombres. Aunque los roles de género sí tienen mucho qué ver en la violencia doméstica, es peligroso y tonto desmentir otros elementos.

Publicidad

Afecta a todos igual

La violencia doméstica puede aparecer en cualquier lado, sin importar estado socioecnonómico. Ricos o pobres, nadie está automáticamente protegido. Pero hay personas que son mucho más vulnerables que otros, y 2 grupos siempre prevalecen en las estadísticas: las mujeres de color y las mujeres trans.

Es un problema de 2

Éste es uno de los mitos más problemáticos y peligrosos: que la persona que experimenta el abuso, de alguna forma, lo provocó o lo merecía. La realidad es que el abusador tiene la elección de abusar o no… y no tiene NADA qué ver con las acciones de la víctima.

Publicidad

Siempre es “físico”

La imagen de la víctima de violencia doméstica siempre es una mujer con moretones… pero la realidad es otra. El abuso no siempre es físico.

La violencia doméstica incluye: el monitoreo del celular, isolar a su pareja de amigos o familia, quitarle el control del dinero, insultos e interrogaciones perpetuas y otros elementos de violencia emocional y psicológica. Todos estos factores son dañinos y serios, a veces más graves que un moretón.

Sólo los que han sido abusados, abusan

Se cree que la persona violenta “aprende” esa conducta de sus padres o familiares. Y sí, de hecho existe un lazo entre un hogar violento y una persona violenta, pero no es una ley universal.

Aunque el encuentro con el abuso de pequeños es un factor de riesgo, muchas personas con hogares violentos odian la violencia porque lo vieron en casa. Por otra parte, hay personas que no tienen ningún historial de violencia… y aún así abusan de los demás.

La víctima siempre puede huir

“¿Por qué simplemente no le dices que se vaya de casa?” Seguro crees que esa persona, controlada y dañada, es completamente capaz de escapar cuando quiera.

Las razones por las que estas personas no dejan la violencia doméstica son muchas: no tienen control de su dinero, están aisladas de cualquier ayuda, no tienen el tiempo o la habilidad de planear un escape sin levantar sospechas (o más violencia) y viven con miedo sobre su seguridad o la de sus familias. En realidad no es tan sencillo como parece.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Tags from the story
, , , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot