¿No te gustan las verduras? ¡Es culpa de tus genes!

Sí, a mi también me decían ‘especiaita’ porque, como a muchos, no me gustaban las verduras. Por supuesto, con el paso del tiempo mis gustos han cambiado mucho, pero esta información me hubiera servido muchísimo para hacerle entender a mis padres que una parte de mi alimentación, es culpa de mis genes.

Investigadores de la Universidad de Kentucky creen que ciertos genes hacen que unos componentes en ciertos vegetales sepan particularmente amargos para algunas personas, así que evitan verduras nutritivas y saludables como el brócoli, las coles de bruselas y la col.

Estos individuos también pueden tener una sensibilidad similar al chocolate amargo, el café y la cerveza, según uno de los autores de este estudio preliminar.

El estudio como tal ya fue presentado en las sesiones científicas de la Asociación Americana del Corazón en Filadelfia y se basó en algunos trabajos previos que encontraron sobre este genotipo asociado a ciertos vegetales.

Te puede interesar: Frutas y vegetales que nunca deberías pelar

Publicidad

El ‘gen’ culpable

Los humanos nacemos con 2 copias de genes del gusto llamado TAS2R38. Los que heredan 2 copias de la variante llamada AVI no son sensibles a la amargura de estos químicos. Pero aquellos que heredamos una copia AVI y una copia de PAV somos especialmente sensibles y encontramos estos alimentos particularmente amargos.

Para este estudio, los investigadores buscaron la posibilidad de que esta asociación existiera en personas con 2 o más factores de riesgo de una enfermedad cardiovascular. En un periodo de 3 años, condujeron un análisis secundario de información, usando muestras de un estudio previo que investigó las interacciones del gen en personas con riesgo a enfermedades cardiovasculares.

Las personas con la copia PAV son una minoría y el 70% fueron mujeres. ¿Y de qué sirve esto? Según uno de los autores del estudio, ‘esta asociación podría ayudar a los doctores a elegir mejores dietas en individuos que buscan un sistema cardiovascular más saludable’.

Por supuesto, el estudio de genes que influyen en las preferencias gustativas es un área de investigación activa. Sin embargo, es importante profundizar la investigación porque las verduras son una buena fuente de fibra, folato y vitamina C y K. Estos nutrientes son importantes para mantener un sistema digestivo e inmune saludable.

Publicidad

Te puede interesar: Remedios naturales para los problemas de salud más comunes

¡Yo tengo ese gen!

Oye… qué mala suerte. Como lo menciono anteriormente, desafortunadamente es importante comer verduras para tener una buena alimentación y salud. Tu mejor opción es cocinar los vegetales, pues el proceso de cocción puede reducir el mal sabor (lo amargo).

Por otra parte, hay personas que deciden buscar nutrientes en otro tipo de alimentos, y en el mundo existen muchas más opciones.

También hay que recordar que la sensibilidad de las papilas gustativas disminuyen con la edad. Es probable que lo que no te gustaba de pequeño, ahora sea tolerable de grande.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer