Partes del cuerpo que no debes tocar con tus manos

tocarse

Hay investigaciones que demuestran que las manos juegan un rol muy importante en la transmisión de gérmenes. Incluso después de lavarse, las manos y los dedos se recontaminan fácilmente del ambiente a su alrededor. Y si para colmo no eres higiénica con tus uñas, irás por la vida cargando más microbios que tu mascota.

Ver más: Luce como Sandra Bullock en los Oscar

El canal del oído

NUNCA deberías meter tus dedos (o cualquier cosa) en tus oídos. Meter algo en ellos puede desgarrar la delgada piel que recubre el canal. Si sientes una sensación de comezón ahí, puedes sufrir de acumulación de cera, eccema o una infección.

Tu cara

Puedes usar tus manos para lavar tu rostro o aplicar una crema o bloqueador solar, pero si lo haces sólo por ocio, estás exponiendo tu cara a muchísimos gérmenes, aumentando tus probabilidades de enfermarte o de desarrollar acné.

El interior de tu nariz

Por algo no te dicen desde pequeño que no deberías picarte la nariz. Y aunque ahora no lo haces por mera curiosidad, sigue siendo igual de dañino. Aún más si lo que agarras de tu nariz te lo llevas a la boca.

Publicidad

Tu trasero

Tienes que limpiarlo, es verdad, pero fuera de ahí, no deberías estarte tocando el ano. En esa zona existen bacterias que podrían hacerte MUCHO daño. De hecho, por eso es súper importante que te lave las manos después de ir al baño.

Tus ojos

A menos de que te vayas a limpiar o a ponerte tus lentes de contacto, lo más recomendable es que no te piques los ojos con las manos sucias. Son TAN vulnerables, que fácilmente pueden infectarse. Sigue las reglas: “no tocar y no frotar”

Tu boca

La gente pone sus dedos en sus bocas 23.6 veces por HORA cuando están aburridos o en el trabajo. Y todavía lo hacen 6.3 veces la hora cuando están ocupados. Éste es un problema, porque ¾ partes de los gérmenes se encuentran en nuestros dedos.

La piel debajo de tus uñas

Muchas bacterias viven ahí. De hecho, por eso mismo es recomendable tener las uñas cortas, para reducir las probabilidades de acumular bacterias.

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot