Preguntas que debes hacerte si quieres bajar de peso

peso
Una técnica que no es para todos

Estás rastreando tus calorías, luchando contra la tentación y ordenando puras ensaladas. Pero a pesar de tantos esfuerzos, tu peso sigue siendo el mismo. Y no es culpa de tu fuerza de voluntad. Tu fracaso posiblemente signifique que eres la víctima de los errores más comunes de las dietas.

¿Crees que tu dieta es temporal?

Si estás contando los días en que regresarás a un estilo de vida normal… CON RAZÓN no estás bajando de peso. Negarte ciertos alimentos y poner un límite de calorías te hará sentir hambrienta. Y aunque por unos días será efectivo, a largo plazo te hará romper la dieta. Y es que, en lugar de limitarte, deberías hacer pequeños cambios en tu alimentación para llevar un estilo de vida más saludable.

¿Eliminaste carbohidratos, grasas o te volviste vegetariana?

Cortar un grupo alimenticio por completo suena bien, pues evita calorías extra. Por unos días, ese tipo de alimentación podría funcionar. Pero si también eliminas un rango amplio de nutrientes, tu cuerpo se sentirá necesitado y exhausto.

Publicidad

Para colmo, tus papilas gustativas empezarán a rebelarse y atacarte con antojos de alimentos que tú solita te prohibiste. Por otra parte, comer alimentos saludables (y variados), te ayudará a eliminar la tentación.

¿Compensas después de una comida grande?

Te vas de noche de tragos y hamburguesas con los amigos, y al día siguiente te saltas el desayuno y te vas al gimnasio para quemar esas calorías extra. Esto crea un ciclo de privación seguido por un consumo excesivo de alimentos cuando el cuerpo está hambriento.

En lugar de compensar tus pecados, lo mejor que puedes hacer es empezar el día con un desayuno balanceado y tomar mejores decisiones.

Publicidad

¿Apremias tu buena conducta?

Perder peso NO es fácil, así que te será natural pensar que, después de correr 3 kilómetros, te mereces un premio. La mayoría sobrestimamos las calorías que quemamos con el ejercicio y subestimamos las que se encuentran en un chocolate.

No vayas por un postre porque “te lo mereces;” aprémiate cuando en REALIDAD te lo merezcas, ya sea un mues de dieta o una semana de ejercicio constante.

¿Qué tanto estás tomando?

Un vaso de vino tiene 144 calorías; y las bebidas combinadas, especialmente los cócteles, tienen mucho más. Mira, está bien que salgas con los amigos cada viernes y sábado, pero las calorías del alcohol no están vacías.

El alcohol, además, de que no brida una sensación de saciedad, produce una mayor necesidad por seguir tomando o comiendo. Es un ciclo sin fin que NUNCA termina.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @andybouchot

Escrito por
Más de Andrea Bouchot