Remedios para el gas que seguro NO conocías

Lidiar con el gas puede der, desde molesto, hasta vergonzoso, y a veces difícil de manejar. Nadie quiere ir a una farmacia y pedir un medicamento cada vez que se inflama o tiene gas, y por eso hay otros remedios naturales que puedes utilizar.

Trtar el gas de forma natural no sólo disminuye el gas que experimentas, sino que también previente flatulencias futuras.

Seamos honestas: TODAS sentimos gas en algún punto del día. Las encuestas demuestran que la inflamación abdominal afecta al 30% de las personas. Sin embargo, debido a que la inflamación y el gas están relacionados con lo que comes, usualmente puede evadirse con cambios simples en tu alimentación.

Come más probióticos

Consumir alimentos fermentados mejora el crecimiento de las bacterias saludables en tu tracto intestinal. Esto es súper útil porque cuando estas bacterias pierden su equilibrio con cosas como antibióticos o pesticidas, florecen problemas como gas.

Equilibrar las bacterias intestinales es la MEJOR forma de evitar el gas. Tomar probióticos es considerado uno de los mejores métodos para mantener un sistema digestivo saludable e incluso es utilizado como tratamiento para el síndrome del intestino irritable, según Mayo Clinic.

Publicidad

Toma agua de rosas

El agua de rosas no sólo huele delicioso y mejora el estado de tu piel, sino que también es útil para tu sistema digestivo. Esto quiere decir que es una excelente opción para el gas. El agua de rosas es un remedio natural y es buenísimo para la inflamación y el proceso digestivo.

Medio caballito de agua de rosas es más que suficiente. Debido a que tiene muchos antioxidantes, es una buena opción para limpiar tu sistema sin preocuparte de efectos secundarios potenciales.

Limón y bicarbonato de sodio

El jugo de limón, combinado con bicarbonato de sodio crea dióxido de carbono, un excelente remedio para el gas y la inflamación. El bicarbonato de sodio actúa como un antiácido, así que puede eliminar el gas.

Sin embargo, debes ser increíblemente cuidadosa con las cantidades, pues el bicarbonato de sodio tiene MUCHO sodio, y puede ser dañino en exceso. Agregar media cucharadita de bicarbonato de sodio con un poco de jugo de limón es más que suficiente para sentir alivio.

Publicidad

Jengibre

La mayoría de las personas piensa que el jengibre sólo ayuda con las náuseas, pero también sirve para aliviar el gas, según el Diario de la Asociación Médica de Tailandia.

El jengibre es uno de los remedios chinos más viejos para el gas y es el ingrediente principal para muchas fórmulas herbales digestivas. El jengibre acelera la digestión y alivia el tracto digestivo, lo cual permite que los gases se muevan más rápido en el intestino delgado.

Ejercicio

A veces el mejor remedio es hacer ejercicio, pues ayuda a mover las heces y los nutrientes en el cuerpo, ayudando así a la digestión. Aunque caminar después de una comida es una buena forma de ayudar al sistema divestigo, hay poses de yoga específicas que ayudan a aliviar el gas y la inflamación.

Estos ejercicios ayudan a incrementar la circulación en el cuerpo. Y el ejercicio regular reduce el riesgo de estreñimiento y sirve como medida preventiva para el gas en el colon, según Mayo Clinic.

Té de menta

La menta no sólo es utilizado por su sabor, sino también para refrescar el aliento. La menta ha sido utilizada por siglos para aliviar problemas digestivos. Además hay estudios que demuestran que el té de menta ayuda a aliviar la duración, fuerza y frecuencia del dolor abdominal en niños.

Hacerte una o 2 tazas diario puede mejorar tu sistema digestivo, curar problemas de gas y prevenir futuros incidentes con gas e inflamación.

Carbón activado

¿Te has preguntado por qué las personas están tomando carbón? Resulta que entre sus múltiples beneficios, la bebida puede aliviar el gas y la inflamación.

El carbón activado ayuda a atrapar químicos y previente su absorción, lo cual ayuda a la digestión y otros problemas estomacales. Ha sido especialmente útil para aliviar el gas cuando se combina con simeticona. Pero debido a que no está regulado como un medicamento, es importante que lo consultes con un especialista antes de incorporarlo a tu dieta.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot