Riesgos para la salud ¡por la búsqueda de la belleza!

Aunque muchas mujeres optamos por utilizar productos de belleza sin importar los riesgos que pueden ocasionar la realidad es que debemos estar atentas a todo lo que utilizamos, ya que en ocasiones estos artículos pueden traer graves consecuencias a nuestra vida. Así que pon atención cuando realices estos tratamientos.

Manicura y pedicura. Si vas por primera vez a un salón de belleza debes observar cómo mantienen la limpieza con los instrumentos de las manos. Por ejemplo, las cajas lumínicas donde se guardan los utensilios llegan a emitir radiaciones UVC, estas eliminan completamente los gérmenes. Pero si los colocan en una cesta sin limpiarlos, es un punto negativo.

También es importante tomar nota de los recipientes donde se meten los pies, ya que estos pueden retener dermatofitos, estos parásitos ocasionan pie de atleta, además de otros gérmenes los cuales pueden generar infecciones a largo plazo. Antes de introducir tus pies debes observar como los limpian después de utilizarlos.

Cabello. Los tintes caseros contienen productos químicos muy fuertes que pueden ocasionar problemas en la piel si te pasas de los minutos recomendados. Algunos de los daños pueden ser: enrojecimiento, inflamación, sangramiento, despellejaduras e infección.

Para prevenir daños en tu cabello o piel, es recomendable realizar una prueba previa en una pequeña parte del cabello. Si el tinte te llega a producir irritación y un poco de enrojecimiento, el cual dura solo un día. Debes aplicarte un poco de crema de hidrocortisona al 1% en el área afectada.

Publicidad

Secado del cabello. Según el Centro para el Control de Enfermedades, el uso constante de aparatos que emitan 85 decibeles o más puede ocasionar pérdida de audición a largo plazo. Los secadora de cabello emiten entre 75 a 90 decibeles, los expertos explican que usar el secador hasta 10 minutos diariamente puede generar un daño acumulativo.

¿Cómo descubres si tu secador es muy ruidoso? Lo podrás notar luego de utilizarlo, si tus oídos te duelen, te zumban o tienes alguna molestia en ellos.

Depilación. La cera se calienta mucho al momento de la preparación, por eso es recomendable probarla antes, de esta forma evitas quemaduras o desgarraduras en la piel. Para esto deberás asegurarte de que no esté burbujeando o echando mucho humo. La cera debe ser tibia, nunca caliente y el calor debe desaparecer rápidamente. En cambio, si el calor aumenta y te duele, debes dejar enfriar la cera unos minutos más.

Bronceado. Las camas de bronceado ya tienen muchos puntos negativos, uno de ellos es el cáncer de piel. Pero si vas a utilizar una debes tener en cuenta que cuando está sucia puede generar otros problemas en tu dermis. Tanto el herpes como los hongos pueden sobrevivir muy bien en las camas bronceadoras, por lo que no es un lugar recomendable para acostarte desnuda.

 

Publicidad

Foto: Archivo Eme de Mujer
Por Yessica Mardelli

Escrito por
Más de equipo eme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *