Señales de alerta de fibroides que debes conocer

Fibrosis, trompas de falopio

La mayoría de las mujeres tendrá fibroides. Al llegar a los 50, el 80% de las mujeres negras y el 70% de las mujeres blancas desarrollarán estos tumores benignos que crecerán dentro de la pared del útero. Pero si los fibroides son tan comunes, ¿por qué escuchamos tan poco de ellos?

La realidad es que estos tumores pueden ser tan pequeños que casi nunca causan problemas. Tanto así que muchas mujeres nunca saben que los tienen. Y en ciertos casos, los tumores más grandes pueden ocasionar síntomas desagradables como problemas de fertilidad y complicaciones en el embarazo.

Todavía se desconoce porqué hay mujeres que los tienen y otras no. Se cree que es parte por culpa de la genética, pero también hay otros factores que deberíamos considerar, como el peso, la edad y el estilo de vida.

Los tumores pueden desarrollarse en cualquier punto de la vida de una mujer, pero tienden a aparecer entre los 30 y 40 años. Gracias a que los fibroides crecen en la pared del útero, los síntomas más comunes son sangrados irregulares y periodos abundantes.

Publicidad

Para muchas mujeres, los fibroides permanecen pequeños y crecen muy lentamente. Pero cuando llegan a un tamaño importante, pueden causar síntomas relacionados a su tamaño. Por ejemplo, se podría experimentar presión en el abdomen o la sensación de una masa en la pelvis. Otro sítnoma frecuente es la micción frecuente, pues los fibroides presionan la vejiga. Si no se tratan, pueden provocar daño en los riñones siendo que comprimen los tubos que cargan la orina de los riñones a la vejiga.

Los tumores grandes también provocan incomodidad. A veces crecen demasiado y causan muchísimo dolor. Los llamados “fibroides submucosos” (en la cavidad uterina) dificultan el embarazo y la concepción de un bebé, pues interfieren con la habilidad del óvulo de implantarse.

Todos los tipos de fibroides aumentan el riesgo de complicaciones en el embarazo, sin mencionar que lo vuelven más doloroso, incluyendo al momento del parto.

¿Cómo se tratan?

Publicidad

Primero que nada tu ginecólogo debe hacerte un examen pélvico para ver qué tipo de fibroides tienes, cuántos son y de qué tamaño. Hay mujeres que no necesitarán tratamiento porque sus fibroides son asintómaticos. Aún así será importante monitorearlos por si crecen en tamaño más adelante.

Las opciones de tratamiento varían; desde pastillas anticonceptivas hasta un DIU pueden aliviar el sangrado y el dolor. Por supuesto, hay medicamentos hormonales que disminuyen el tamaño de los tumores, pero que también provocan bochornos y otros efectos secundarios. También se puede realizar una laparoscopia para retirar los fibroides más pequeños o una cirugía para los más grandes.

Eso sí: después de retirar los fibroides, es probable que aparezcan más, por eso es importante cuidarse y hacerse chequeos mensuales.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer

Por Silvia Sánchez

Escrito por
Más de equipo eme

Tu horóscopo del 6 de mayo

Conoce lo que los astros tienen preparado para ti
Leer más