Síntomas de cáncer de pulmón que los no fumadores deben conocer

Seguro ya sabes que el cigarro está ligado a un gran porcentaje de muertes por cáncer de pulmón. El problema es que el cáncer de pulmón es el cáncer más común a nivel mundial, según cancer.org. Esto quiere decir que muchas personas que mueren por esta enfermedad NO fuman, o nunca han tocado un cigarro en su vida.

Entonces, ¿qué provoca el cáncer de pulmón? La contaminación, ser un fumador pasivo y la exposición al radón.

Uno de los principales problemas del cáncer de pulmón es que las personas no fumadoras NO conocen los primeros síntomas y no saben cómo identificarlos. Como saben que el cigarro es el principal culpable de esta enfermedad, creen que el simple hecho de no fumar, los exenta de sufrir cáncer de pulmón.

Una tos persistente

Una tos que empeora y se vuelve más intensa con el tiempo es una señal de alerta importante. La mayoría de las personas con cáncer de pulmón tiene tos, ocasionalmente con sangre. Si tienes una tos seca persistente por más de un mes, te recomiendo checártela con un experto.

Te puede interesar: Análisis genéticos pueden llevar a una mejor detección de cáncer

Publicidad

Dolor en el pecho

El dolor en el pecho crónico es uno de los signos más obvios de cáncer de pulmón, especialmente si se vuelve más intenso al respirar profundamente, toser o reír, según la Asociación Americana de Cáncer. Presta mayor atención a este síntoma si el dolor viaja de la espalda a los hombros.

Pérdida de peso inesperada

Tal vez sea bienvenida, pero la pérdida de peso sin explicación es uno de los síntomas más importantes de un cáncer. Esto sucede porque un tumor avanzado hace una proteína que le dice a tu cuerpo que necesita bajar de peso. Incluso podrías notar una pérdida de apetito significativa.

Infecciones crónicas

La mayoría del tiempo, los culpables son virus o bacterias. Sin embargo, si sigues enfermándote tan seguido y cada enfermedad se dirige al pecho, podría ser síntoma de cáncer de pulmón. Estas infecciones podrían ser causa del tumor mismo o debido a un sistema inmune débil.

Te puede interesar: ¿Te diagnosticaron cáncer? Aquí unos consejos para afrontar lo que viene

Inflamación en el cuello y rostro

Si un tumor grande empieza a presionar la vena cava superior (la vena grande que lleva sangre de la cabeza a brazos y corazón), notarás inflamación en el cuello y rostro. También podrían verse afectados los brazos y pecho superior.

Publicidad

Dolor en los huesos

Si el cáncer de pulmón empieza a extenderse a otros órganos del cuerpo, notarás un dolor en los huesos y articulaciones. La espalda y cadera son los más comunes.

Fatiga intensa

No es nada más sentirte cansada. Es la sensación de fatiga tan intensa, que lo único que quieres hacer es llegar a casa a dormir. Pero lo peor de todo es que el descanso no ayuda. El 80% de las personas con cáncer mencionan la fatiga extrema como un síntoma notorio. Y sin importar qué cambios en tu estilo de vida hagas, la fatiga permanece.

Debilidad muscular

El cáncer de pulmón afecta los músculos y los órganos. Una de las primeras áreas en verse afectadas son las caderas. Notarás que te cuesta levantarte de la silla y luego sentirás debilidad en hombros, brazos y piernas.

Las células cancerígenas pueden producir ciertas hormonas o hacer que el sistema inmune ataque partes del sistema nervioso que afecten directamente los músculos.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer