Ya no estás enferma y, ¿sigues tosiendo?

Te enfermaste por enero y, ¿sigue sin quitarse esa maldita tos? La verdad es que la tos en promedio dura 18 días, y aunque estemos en temporada de pasar los gérmenes, hay más razones detrás de esa tos endemoniada.

  • Gripa normal (1 a 2 semanas): Si estás lidiando con una tos con flema, junto con catarro e irritación en la garganta, es posible que tengas gripa o una infección en la garganta. Si no tomas los medicamentos adecuados, esta tos no se quitará por DÍAS, sin mencionar que hay que suprimirla durante la noche para dejar descansar los pulmones por un rato.
  • Bronquitis (Un par de semanas): 3 palabras: tos de perro. La bronquitis (inflamación de los tubos bronquiales) usualmente empieza con una gripa y se desarrolla en algo incómodo y doloroso. El tratamiento incluye muchos líquidos y hasta un inhalador. Y si la bronquitis fue causada por una infección, necesitarás antibióticos.
  • Neumonia (Un mes): Cuando los sacos de aire en los pulmones se infectan (ya sea por virus, bacteria u hongos), desarrollarás severos síntomas de gripa, incluyendo tos seca, fiebre y hasta falta de aire. Niños y personas de la tercera edad podrían terminar hospitalizados y será obligatorio un tratamiento con antibióticos.
  • Goteo nasal (tos crónica): Las personas con goteo nasal usualmente sienten que el moco se desliza por detrás de la garganta, lo cual provoca una tos con flemas (usualmente en la noche) y, a veces, náuseas y dolor de estómago. Para algunos esto es obvio y tienen más síntomas de alergia como estornudos y comezón en la nariz, mientras que otros muestran síntomas más sutiles. En este caso, un antihistamínico será suficiente, pero un atomizador en la noche es especialmente efectivo en las noches.
  • Asma (tos crónica): Cuando las vías respiratorias se inflaman y se cierran, la respiración se vuelve complicada, así que se desarrolla una tos seca. Los pulmones usualmente tienen un mejor flujo de aire durante el día, así que en las tardes y noches, esta tos empeora. Los doctores típicamente diagnostican el asma a través de varias pruebas de respiración y de funcionamiento pulmonar y utilizan una droga llamada albuterol para tratar los síntomas y prevenir el asma.
  • Reflujo (tos crónica): El ácido que viaja del estómago hacía el esófago puede quemar esa parte del cuerpo y, además, provocar una tos seca. Sólo una minoría desarrolla una tos sin los demás síntomas del reflujo, lo cual podría dificultar el diagnóstico. Lo único bueno del reflujo es que se trata fácilmente con un tratamiento sencillo y cambios alimenticios.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Tags from the story
, , , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *