10 tips para elegir el vibrador perfecto para ti

juguetes sexuales
juguetes sexuales

Y decimos para ti, porque no le piensas prestar a nadie tu vibrador, ¿verdad?

Según varios estudios el 53% de las mujeres y casi la mitad de los hombres en Estados Unidos han utilizado un vibrador. Pues bien, si quieres ser parte de las encuestas y descubrir algo nuevo para ti–o hasta con tu pareja- checa los siguientes 10 tips para elegir el vibrador perfecto.

Ver más: Divorcio o anulación, ¿cuál es mejor?

1. Preguntarte… ¿Para qué lo quieres?

A lo mejor piensas que es una pregunta tonta, pero es fundamental saberlo, esto es ¿Lo usarás en pareja o sola? Hay infinidad de formas, tipos y usos, algunos están diseñados especialmente para hacerte gozar a solas y otros para jugar con tu pareja. Yo te recomiendo que compres los dos, ya que son experiencias totalmente diferentes. ¡Ja!

2. ¿Qué es lo que buscas en un vibrador?

Aquí viene la clásica pregunta al momento de decidirte a comprar un vibrador, ¿Qué tipo de estimulación estás buscando? Es importante saberlo, porque hay algunos especialmente enfocados en estimular tu punto G, otros que se centran en el clítoris, o algunos que dan estimulación anal y si eres de las que busca todo en uno existen los vibradores llamados multiorgásmicos que te harán disfrutar aún más.

Publicidad
3. El físico sí importa

Al momento de decidirte por uno, es muy importante que compres un vibrador que sea visualmente atractivo, agradable a la vista, esto es que no sólo te guste, sino que te encante, ya que se convertirá en tu nuevo amante. Checa bien todos los modelos, ya que existen miles de formas, tamaños y colores que pueden llenar tus expectativas… y algo más.

SPrqm2c

4. El tamaño importa… ¡y mucho!

Y es que en este caso, el tamaño y también el diseño del vibrador sí importa, debes sentirte cómoda con él, sin que te moleste y/o también puede ser lo suficientemente discreto como para poder llevarlo a dónde tú quieras, ya que la idea es que se convierta en tu acompañante inseparable.

5. Que la fuerza te acompañe…

Generalmente los vibradores cuentan con distintas velocidades, para que lo adaptes a tu ritmo, cuando empiezas en esto es muy común utilizar las velocidades más bajas, pero éstas irán subiendo de acuerdo a tus nuevas necesidades, así que piensa en el futuro y no tomes decisiones a la ligera…

6. Checa el volumen.

Y es que hay unos que hacen un poco de ruido y otros que no tanto, esto es importarte tomarlo en cuenta, sobretodo si piensas usarlos en lugares públicos, a menos que la que haga más “ruido” seas tú.

Publicidad
7. ¿De que están hechos?

Como bien sabes, los vibradores pueden estar hechos de distintos materiales por lo que es importante decidirte por uno, ya que esta decisión tendrá una gran influencia en cómo lo sentirás: ¿te gusta algo firme y duro, o prefieres algo más flexible que pueda doblarse incluso?¿te gustaría sentirlo calentito…o frío? ¿te gustaría un tacto como de piel de verdad? Las opciones son muchas –todas recomendables- ya sean de silicón, de jelly, de plástico, de látex, de cerámica y/o de metal.

tumblr_nrjhfpgiQN1ru5h8co1_540

8. Una relación duradera

Un buen vibrador es como un buen amante –incluso mejor- por eso te recomiendo que a la hora de decidirte por uno, pienses siempre a largo plazo y que gastes en uno que sea de tu agrado, pero sobretodo de buena calidad… Acuérdate que lo barato luego sale caro.

9. ¿Cuánto te va a costar?

Pues bien, existen vibradores de todos precios, por lo que encontrarás de todo en el catálogo de Erotika Love Store, el chiste aquí es comprar uno que se ajuste a tus finanzas y por supuesto a tus gustos… Aunque yo la verdad es que prefiero ahorrar un poquito –y hasta comer menos- y comprarme uno más caro, además de flaca estarás mucho, pero muuuuucho más contenta.

10. Las 4 reglas

Una vez que te animes a comprar uno –o varios- , ten claras estas cuatro reglas: utiliza siempre un lubricante para comodidad y evitar rozaduras; lava con jabón neutro o limpiador especial todos tus juguetes, guárdalos en su caja y mantenlos libres de polvo; nunca emplees el mismo juguete para diferentes orificios. Si algo no te está gustando o te produce incomodidad, interrumpe el juego. Respeta tus límites. Se trata de pasarla bien. Y por último, infórmate bien, eso da más seguridad. Ahora sí, ¡que comience el juego!

Foto: Archivo Eme de Mujer