3 posiciones para asegurar tu orgasmo

Kama sutra love positions line icons set with title flat isolated vector illustration

Cualquier mujer que haya tenido un orgasmo te dirá que requiere MUCHA práctica para identificar la técnica y posición que sea capaz de llevarla al clímax sin problemas. La buena noticias es que, para la mayoría, hay 3 posiciones que prácticamente son libres de errores.

Si bien es cierto que cada chica es diferente y disfruta el placer de manera distinta, es importante hacer énfasis en las posiciones que están hechas para el placer femenino. ¿Sabes cuáles son?

Ver más: Posiciones para un pene pequeño

Vaquerita invertida

Él deberá estar acostado sobre una mesa, sillón o piso y tú podrás montarlo al revés, con tus rodillas dobladas y viendo hacia sus piernas. Podrás apoyarte en sus rodillas para lograr movimiento.

Publicidad

La verdad es que es una posición muy instintiva, como la vaquerita normal, pero a comparación de esta última, la invertida permite estimulación del punto G. Puedes cerrar o abrir más las piernas, dependiendo de las sensaciones que cada ajuste pueda brindarte.

C.A.T

Empieza con la misión del misionero, ya sabes: él arriba, tú abajo. Una vez que él te penetre, tienes que mover tu cuerpo un poquito hacia arriba. Su cuerpo debe estar encima del tuyo, tocándote por completo y tus piernas a un ángulo de 45 grados con las caderas ligeramente alineadas con las de él. El chiste es que utilice un movimiento de arriba para abajo mientras rosa tu clítoris con su pelvis; en otras palabras: pelvis contra pelvis.

El C.A.T. es como la posición del misionero, sólo que incrementa estimulación de clítoris. De hecho, es casi imposible que la mujer pueda llegar al orgasmo con la posición del misionero así como tal, así que por eso existe esta nueva versión llamada ‘Coital Alignment Technique’ (Técnica de alineación coital).

Publicidad
Vaquerita

Una postura sencilla pero deliciosa. Él debe estar recostado boca arriba mientras ella se sienta sobre el sexo de su amante. Aquí tu tendrás el control de la penetración, del ritmo y del disfrute de tu pareja. Él tendrá a su disposición los senos, el trasero y prácticamente todo tu cuerpo, además de disfrutar de tus movimientos eróticos.

En esta postura también puede haber variantes, como la vaquerita invertida que mencionamos anteriormente. Sin embargo, lo erótico de esta posición es que TÚ tienes el control y él tiene la vista.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot