9 secretos para darle el clímax de su vida ¡con tus manos!

Darle sexo manual a tu novio no es la experiencia más placentera o agradable para ninguno de los 2. Al contrario del sexo oral, no es algo que sólo tú puedas hacer por tu pareja (a menos que sea súper flexible). Y puede ser incómodo para uno de los 2, especialmente si es lo único que planean hacer.

No mentiré cuando les digo que los hombres prefieren algo más sexy, como el blowjob o la penetración misma, pero el sexo manual no siempre tiene que ser tu última opción. Al contrario, si aprendes las mejores técnicas, podrías darle el mejor clímax de su vida, ¡y sólo con tus manos!

Enfócate en todo su miembro

Sí, la punta del pene es la parte más sensible, pero no es la única, y TODO su miembro merece tu atención. Hay que dejar de pensar en lo que nos mostraron desde chavas; el sexo manual no se lleva a cabo con movimientos de arriba para abajo; a veces hay que meter más presión, agregar lubricante y tocar los testículos. No es tan simple como parece.

Un poco de preparación no estaría mal

Si has estado agarrando una chela fría, hazle un favor a tu galán y calienta un poco tus manos para que su pene no te confunda con nitrógeno líquido.

Luego, considera un par de accesorios que te ayudarán a darle más placer. Te sugiero un lubricante (y no crema) y otro tipo de texturas, como una pluma para explorar la variedad de sensaciones.

Publicidad

Pónganse cómodos

Encontrar una posición cómoda es clave para dar el mejor sexo manual posible. Y esto también evitará que cometas errores básicos, como lastimar su miembro.

La mejor posición que yo recomiendo es sentarte entre sus piernas abiertas. De esta forma podrán tener contacto visual y tendrás acceso total a su región pélvica.

Usa tus 2 manos

En cuanto a técnica, siempre deberías preguntarle lo que le gusta, pero nunca está de más experimentar y monitorear sus reacciones por cuenta propia. Y, como con cualquier otra práctica sexual, 2 manos son mejores que una.

Usa tus 2 manos como si fueras a dar un masaje. Frota sus muslos, juega con sus testículos, muerde su ingle. TODO está permitido, siempre y cuando lo disfruten. Para el movimiento, puedes usar una mano en el glande, y otra en el cuerpo del pene o una en su miembro, y otra en el perineo (el área detrás de los testículos).

Publicidad

Varía la velocidad

Pon atención a la velocidad, ritmo y presión. No muevas tus manos de arriba para abajo como si tu vida dependiera de ello. Empieza con algo lento y poco a poco acelera el ritmo. Si quieren probar el edging, tendrías que detenerte antes de que termine. Pon atención a su reacción y ajusta su ritmo acorde.

Usa lubricante

El lubricante tiene el maravilloso poder de convertir el común sexo manual, a un evento especial. Te permite agregarle variedad a la velocidad, presión y fricción sin irritar su miembro.

Sugiero un lube de silicona o aceite de coco, a menos que planeen tener penetración en algún momento.

Combínalo

¿No tienes lubricante en casa? Usa tu saliva. No sólo tienes que enfocarte en darle placer con tus manos; también puedes combinar sexo oral. ¡Y seguro le encantará!

¿Y tu placer?

¿Qué es más divertido que darle placer a tu pareja? Que ambos reciban placer al mismo tiempo. Si te sobra una mano, puedes usarla para tu placer o, si quieres hacer el gasto (que vale la pena), podrían comprar un vibrador como Eva, que se ajusta a la entrada vaginal para estimular el clítoris sin manos.

Relájate, diviértete y hazlo porque quieres

El lubricante y las técnicas son buenas, no lo voy a negar, pero si en verdad quieres el mejor sexo manual, lo más importante es que quieras hacerlo. Entre más entusiasmada estés, mejor será la experiencia para ambos. Eso no quiere decir que debas fingir el entusiasmo, sino que quieras ver por el placer de tu pareja primero.

No veas al sexo manual u oral como algo para callar a tu pareja, o como un pretexto para cualquier otra cosa. Créeme, se excitará mucho más si sabe que tú lo disfrutas casi tanto como él.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot