Cada vez hay menos mujeres que quieren casarse y las razones te sorprenderán

En algún momento tuvimos la necesidad de estar con un hombre; ofrecían algo que nosotras, como mujeres, necesitábamos. Ellos eran cazadores, protectores y proveedores, mientras que las mujeres tomábamos el rol de madres y cuidadoras. Esos eran nuestros roles biológicos y el orden natural de la vida.

Pero estamos en una nueva época y hemos luchado en contra de nuestra inherente biología: ya NO necesitamos estar con un hombre para sobrevivir. Como Hanna Rosin lo escribió en “El fin de los hombres,” ¿qué pasaría si la era masculina terminara? Sí, una sociedad donde las mujeres no dependan de un hombre en lo absoluto. No está tan lejos de lo que uno creería, y hoy en día las mujeres se están dando cuenta que el matrimonio ya no es completamente necesario… y hay muchas razones para fundamentar esto.

Las mujeres son un gran partido por cuenta propia

Una investigación del 2010 descubrió que, por primera vez en la historia de Estados Unidos, hay más mujeres que hombres en el ámbito laboral, ocupando la mayoría de los empleos en el país. Si bien sigue habiendo una desagradable diferencia salarial entre hombres y mujeres, estoy segura que pronto lograremos un gran avance al respecto.

Así que no sólo hay más mujeres que hombres trabajando, sino que las mujeres están superando a los hombres en educación. Por cada 2 hombres que terminan una licenciatura, 3 mujeres están haciendo lo mismo.

El matrimonio es obsoleto

Por miles de años, el matrimonio existía por razones económicas y políticas. No tenía nada que ver con el amor; constaba de la unión de la mujer de una familia adinerada o el hombre que tenía más cerdos del pueblo. Era, digámoslo así, una necesidad familiar.

Publicidad

Sin embargo, las cosas ya no son así. El 44% de los Millennials y el 43% de la Generación X creen que el matrimonio se está volviendo obsoleto, según el Centro de Investigación Pew.

Muchos hombres se sienten amenazados ante mujeres exitosas y fuertes

La masculinidad es frágil. Debido a esto, a medida que evolucionamos y crecemos como seres humanos, hemos alienado a los hombres, no por todo lo que hemos hecho en particular, sino porque no pueden soportar la idea de estar con una mujer que los hace sentir inferiores.

Es difícil encontrar un hombre con quien valga la pena casarse cuando tantos hombres se acobardan incluso con la idea de una mujer autosufciente. 

Las relaciones casuales se han vuelto una tendencia

Se supone que estamos en el Apocalipsis de las Citas, según Nacy Jo Sales en Vanity Fair. Las aplicaciones de citas como Tinder han creado una cultura en la que los acostones y las relaciones casuales han reemplazado el compromiso serio, y debido a que esto tiende a funcionarle a muchas personas, el matrimonio se está quedando atrás. 

Publicidad

El matrimonio ya no es necesario para tener hijos

El 40% de las mamás son madres solteras, y es posible que ese porcentaje siga en ascenso. Además, gracias a la tecnología, ya no es necesario tener marido para esperar un hijo. Hoy en día hay varias opciones para las mujeres que quieren estar solteras y disfrutar de su maternidad.

Los hombres han perdido su valor

Cuando hay un desequilibrio en la proporción de género, el género con la cantidad más pequeña automáticamente tiene un valor más alto, lo que hace que ese género quiera trabajar aún más para convertirse en un producto importante.

Pero aquí en México, donde la proporción actual es de 50.7% de mujeres y 49.3% de hombres, este equilibrio saludable en la población sólo exacerba el desinterés de un hombre por mejorar. Por lo tanto, las mujeres, no impresionadas con lo que ellos dan, continúan sobresaliendo por sí mismas, alejándose aún más de la idea del matrimonio. 

Finalmente… las mujeres nos hemos convertido en los hombres con los que querríamos casarnos

Nos hemos convertido en los hombres con los que nos querríamos casar. Ya no somos el género más ‘justo,’ sino un género rudo que es una perfecta entidad autosuficiente que puede cuidarse a sí mismo en todos los niveles. No hay necesidad de casarse cuando todo lo que necesitas te lo puedes dar tú misma.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot