Cómo salvar tu matrimonio: Pasos a dar antes de tirar la toalla

Todo matrimonio tiene buenos y malos momentos. Pero si estás leyendo esto, es posible que estés pasando por uno de los peores que hay. Quizá has estado lidiando con una situación increíblemente estresante como un cambio de trabajo, un bebé o una enfermedad. O tal vez hayan problemas de dinero o alguien haya sido infiel.

Cuando un matrimonio empieza a fallar, una cosa es segura: cada quien comenzará a poner sus necesidades personales sobre las necesidades de su relación. Y esto no sólo hace que la situación difícil se vuelva casi imposible, sino que ambos pondrán distancia entre ustedes para prolongar lo inevitable.

¿Eso quiere decir que es momento de pensar en el divorcio? No necesariamente. Aunque se hayan alejado el uno del otro, siempre hay formas para trabajar los problemas y acercarse nuevamente.

Cómo saber si tu matrimonio tiene solución

El matrimonio es una GRAN inversión, así que puede ser difícil saber si es momento de evitar mayores pérdidas. Pero a menos de que que estés enfrentando varias infidelidades o abuso emocional o físico, los expertos recomiendan hacer un último esfuerzo antes de tirar la toalla.

Empieza por ver el panorama completo. Aparte de la situación actual, ¿la relación ha sido buena en general? Es normal que hayan buenos y malos momentos, pero si éste es solo uno de los feos, ¿no vale la pena luchar por uno mejor?

Publicidad

También debes pensar en las personas externas al matrimonio y cómo podrían verse afectadas, como los hijos, amigos cercanas y familiares. No sólo vas a tener que trabajar en este matrimonio por ti, sino también por los demás. Matrimonios fuertes crean familias y comunidades fuertes.

Finalmente, pregúntate si las cosas pueden o no mejorar si trabajas en ellos. Hay personas que caen en la trampa de buscar a alguien más, pero sus problemas tienden a seguirlos. Esto sucede porque los problemas son personales y DEBEN atenderse antes de iniciar una nueva relación.

Cómo salvar tu matrimonio

Decidir hacer el último intento es tan sólo el primer y sencillo paso. Ahora tienes que echarle ganas, encontrar los problemas y recuperar una conexión en pareja.

Toma la iniciativa

Si parece que las cosas se han puesto MUY mal y quieres arreglarlas, ¡haz algo! Es fácil que las parejas se estanquen en el juego de ‘tú primero’ o ‘¿por qué yo debo hacer algo primero?’. Y si estás esperando a qué el haga algo, estás dejando que aumenten las probabilidades que NADA cambie.

Publicidad
Mírate bien

Colocar toda la culpa en tu pareja puede ser muy tentador, pero se necesitan 2 personas para tener una relación. En lugar de enfocarte en lo que él está haciendo mal, sé honesta contigo misma y mira bien lo que TÚ has estado contribuyendo al problema. No eres inocente, querida, y es mejor que desde ahorita lo vayas aceptando.

Habla menos y escucha más

Claro, tus sentimientos y perspectiva son importantes. Pero si gastas todo tu tiempo enfocándote en ti misma, jamás entenderás lo que tu pareja quiere decir y sentir. Cuando él hable, deja de pensar en lo que vas a decir después y ESCUCHA.

Checa tu tono

Decirle nombres o hablar de tal forma que parezca condescendiente automáticamente lo pondrá a la defensiva y NO van a resolver ningún problema. Así que trata de comunicarte respetuosamente, aunque estés enojada.

Deja la negatividad fuera

Es fácil adquirir el hábito de atacar a tu pareja internamente, incluso si pretendes que todo está bien en el exterior. Los pensamientos negativos impactan cómo te sientes y cómo te comportas. Una vez que se vean como 2 iguales, estarán en mejor posición para crear un cambio.

Muestra amabilidad, incluso cuando no quieras

Los pequeños gestos valen muchísimo, especialmente cuando están a punto de terminar. Así que hazlos. Cómprale su helado favorito después del trabajo o agradécele algo antes de ir a dormir. Cuando demuestres gratitud y amabilidad, el comportamiento de tu pareja también cambiará.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot