El arte del squirting

¿Puedo aprender a hacerlo?

La pregunta o la variante “¿Mi novia/esposa puede aprender a hacerlo?” es una muy frecuente que he llegado a toparme desde que escribo sobre sexo. Y es posible que pueda decirles que sí, aunque no necesariamente. Lo que pasa es que hay que estimular los tejidos correctos de la forma correcta, pero como siempre, la anatomía de cada mujer es diferente, así que no todas las vaginas pueden lograrlo. Y eso no quiere decir que estén defectuosas, ¡sino que solamente son distintas!

No se sabe mucho del arte del squirting. Hay muchas hipótesis al respecto, pero, en resumen, según StyleCaster: el punto G hace que los líquidos se acumulen en la vejiga y sean expulsados a través de la uretra durante el orgasmo. La ruta de almacenamiento/salida es la razón por la cual muchas personas piensan que el líquido es orina, pero NO, no lo es.

El líquido del orgasmo tiene una textura más viscosa y grasosa que la orina. No huele ni sabe a pipí, a pesar de que salga de la uretra. Ocasionalmente puede tener algo de orina, pero no es algo común.

Hay muchas formas de lograr el squirt, pero no existe una que te garantice resultados. Básicamente lo que quiero decir es que este artículo no es una guía, sino tan sólo varias sugerencias de lo que sé que funciona.

Publicidad

Ahora, si en verdad quieren intentarlo, les pido, por favor: paciencia. La presión para lograrlo no los ayudará a llegar al placer sexual. Así que enfóquense en probar algo nuevo, divertirse y experimentar sensaciones diferentes.

Encuentra el punto G

El punto G cambia de lugar de mujer a mujer, pero usualmente se encuentre de 5 a 7 centímetros dentro de la vagina a lo largo de la pared frontal, según HealthLine. Si estás acostada, trata de encontrar el tejido con textura rugosa. Puedes estimular tu punto G con movimientos circulares o a los lados. En placer de cada chica es diferente, así que no dudes en experimentar de ahora en adelante.

Busca la herramienta correcta

Una presión increíblemente firme en forma de dildo es excelente para los primeros orgasmos con squirt. Tener una estimulación implacable es excelente para experimentar y que tu cuerpo se acostumbre al mecanismo.

Prepárate para el resultados

¿Has pensado en el ‘after’? Estamos hablando de un orgasmo que derrama un chorro de fluido. Créeme, ese no va a desaparecer después del clímax. Sin embargo, es posible que tu primera vez sea muy leve, así que no habrá que limpiar demasiado.

Publicidad

Pero a medida que vayan explorando y experimentando, la cantidad de fluido puede aumentar. Les recomiendo proteger la cama con protectores a prueba de agua debajo de las sábanas si es que planean hacerlo con regularidad.

Practica y experimenta

Todos somos diferentes, así que no te garantizo que el dildo o el punto G te funcionen por completo. Pero lo que sí debes saber es que debes probar posiciones, ángulos y técnicas distintas. Un vibrador en el clítoris o algo en tu ano podría ayudarte o distraerte, pero no lo sabrás hasta que lo intentes. Recuerda que esto debe ser divertido, ¡no estresante!

No hay forma delicada de decir esto, pero es posible que hayan flatulencias. Y, de hecho, si has tenido problemas intestinales últimamente, no es un buen momento para probar el squirt.

Usa más lubricante de lo normal

El fluido del squirt es increíblemente reseco (como agua caliente), así que debes utilizar lubricante extra. Te sentirás mojada, claro, pero no es lo mismo que estar lubricada. Te recomiendo el lube de silicona porque tiene mayor tiempo de permanencia.

La edad es un factor importante

Aunque hay mujeres que pueden lograrlo a los 20s, hay otras que no consiguen el squirt hasta los 40s. En realidad es una combinación entre sentirse cómoda con uno mismo y experimentar, explorar y probar diferentes técnicas.

Cuidado con lo que deseas

Aunque aprender la técnica del squirt mejorará tu habilidad para llegar al orgasmo, en consecuencia no es algo que pueda ‘apagarse’ a menos que te concentres en ello. Después de lograrlo un par de veces, será difícil no hacerlo, incluso con el menor placer posible (a veces).

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot