Hacerlo con los ojos vendados: 5 razones para intentarlo

Las vendas podrían ser lo más sexy del mundo… pero desafortunadamente también pueden ser muy intimidantes. Ya sea que estés buscando la forma de salir de la rutina o crear mayor confianza e intimidad, tener sexo con los ojos vendados es una práctica que te has tardado en probar.

¿Por qué te has tardado tanto? No sólo es increíblemente fácil de hacer, sino que no requiere alguna herramienta cara o incluso difícil de encontrar, mas que una venda o una corbata, ¡o hasta una calceta larga!

Salir de la rutina

Tener sexo con los ojos vendados es ligeramente kinky, pero no lo suficientemente kinky como para no contarle a tus amigas. Las vendas apenas entran a las prácticas del sadomasoquismo, pero no son algo que la gente utiliza de manera cotidiana.

Si buscas salir de la rutina sexual con tu pareja sin irse muy lejos a experimentar algo loco o doloroso, esto es algo que definitivamente deberían probar.

Te puede interesar: 5 ideas que debes probar en el juego previo

Publicidad

bondage

¿Eres muy insegura?

¿Te estresa mucho la idea de cómo te ves o cómo verás a la otra persona en el sexo? Con una venda en los ojos, ¡ni siquiera te importará! Deja de preocuparte por tus caras o tu cuerpo. Si eres incapaz de verte o de ver a tu pareja, menos te preocupará lo demás.

Y si te deshaces de tus inhibiciones, te será más fácil relajarte y tener mejores orgasmos. Y lo mejor de todo es que sólo necesitas vendarte los ojos 😉

Suprimir un sentido intensifica el otro

Un simple roce puede pasar de algo normal a electrizante en 2 segundos cuando no lo ves venir. Sin tu visión, te enfocarás más en lo que oyes, sientes y sabes. Por ejemplo, el olor de su loción podría llamar más tu atención. Y por supuesto, lo que haces con tu clítoris podría sentirse MUCHO mejor.

Cuando no puedes ver nada, todas las sensaciones que sientes, los olores que hueles y los sabores que sepas serán mucho más intensos.

Publicidad

Mejora la confianza entre pareja

El sexo con los ojos vendados puede fortalecer su lazo. Al darle el completo control de tu placer y visión, prácticamente se gana un poco más de tu confianza. De esta forma crearán un lazo más íntimo y, a largo plazo, el sexo podría ser mejor.

sex shop

Agrega el elemento de sorpresa

Cuando no puedes ver nada, cada pequeña cosa tiene la capacidad de sorprenderte. Tener sexo con los ojos vendados puede ser el momento perfecto para traer cosas como plumas, hielo o aceites a la habitación.

Puede ser un juego para adivinar lo que sientes, sabes y hueles. De hecho, estarás a la expectativa de que algo podría sentirse muy bien o muy mal… y podrías hasta saltar con cada sensación.

Te puede interesar: 9 tips fáciles y rápidos para llegar al orgasmo

Vendarlo a él te pone en control

Vendar los ojos de tu pareja podría ayudarte a tomar el control de vez en cuando. No sólo de lo que él siente, sino de lo que tú usualmente haces en la cama. Y si él te lo permite, notarás que te tiene más confianza de lo que creías.

Además de que tener el control podría excitarte, él tendrá la oportunidad de relajarse y recibir el doble de placer.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot