Inseguridades que tenemos para llegar al orgasmo

A la mayoría nos gusta el sexo… pero eso no quiere decir que sea fácil, mucho menos en cuanto a orgasmos se refiere.

Gracias a las ideas conservadoras que han rodeado el tema por tantos años, muchas mujeres terminamos con problemas para llegar al orgasmo... al menos en los primeros años de vida sexual activa.

Y no es el problema de pocas, sino de muchas porque, o no tuvieron la información posible a su alcance, o vivieron bajo la idea de que estaban haciendo algo malo o “prohibido.” Ahora en día, son muchas las mujeres que no pueden llegar al orgasmo nunca, se tardan demasiado en hacerlo, o simplemente no pueden relajarse con la idea de sentir ese grado de placer.

Tardan mucho

Oh sorpresa… ¡eres mujer! Hay estudios que demuestran que la mayoría de las mujeres necesitan mínimo 20 minutos de juego previo antes del sexo para llegar al orgasmo. No, no eres un bicho raro, es tan sólo culpa de tu anatomía.

Publicidad

En lugar de tratar de acelerar el proceso, ¿por qué no lo disfrutas?

Orgasmo por penetración vaginal

El 75% de las mujeres no pueden tener un orgasmo a través de la penetración vaginal. Incluso esas mujeres que llegan al orgasmo, lo más seguro es que lo hayan logrado gracias al clítoris, pues es 10 veces más grande de lo que parece, y una parte está dentro de la vulva.

Lo que quiero decir es que no estás sola. Aunque te sea imposible llegar al orgasmo a través de la penetración solamente, es importante que sepas que tienes más opciones, incluyendo nuestro santo grial: el clítoris.

Publicidad

Llegar al orgasmo sólo a través de la masturbación

Sólo el 57% de las mujeres que tiene sexo con su pareja llega al orgasmo. Hay muchas razones por las cuales puedes llegar al clímax sin tu pareja, pero no durante el sexo. La culpa usualmente la tiene el tiempo, y es que el pene no tarda mucho en terminar, mientras que la mujer necesita suficiente tiempo para excitarse, relajarse y dejarse ir.

Entre los demás factores destacan el autoestima, la confianza y la comodidad, pero éstos dependen enteramente de ti.

 

Foto: Archivo Eme de Mujer