La mejor posición que debes probar en Enero

Los primeros días de Enero han sido complicados… y con tanto frío y el fin de vacaciones, seguro eres como yo y estás lista para un poco de acción. La única buena ventaja de este clima es que tienes la oportunidad de probar las posiciones sexuales invernales.

Cuando pienso en invierno, automáticamente me dan ganas de acurrucarme con alguien y descansar. El invierno es especialmente ‘cute’ cuando tienes una pareja con quién compartir este tipo de actividades cálidas. Pero… en cuanto al sexo… por alguna extraña razón, le damos mayor preferencia a la intimidad en verano. Esto sucede porque existe la tendencia a ser más reservados en el invierno; buscamos calidez, seguridad y una conexión, en lugar de diversión y placer. Pero… ¿y si cambiamos un poco las cosas?

Aunque el clima no te haga sentir sexy y divertida, no hay razones para dejar de disfrutar uno de los mejores placeres de la vida. Tan sólo tienes que buscar la posición ideal y te aseguro que el invierno será tu estación sexual favorita 😉

La flor de loto

Publicidad

La posición de la flor de loto es perfecta para promover intimidad, conexión, calidez y, por supuesto, orgasmos 😉 En una relación hetero, esta posición va así: el hombre se sienta con las piernas cruzadas y la mujer se sube en él y rodea su cintura con sus piernas. Si a la persona de arriba le cuesta trabajo encontrar un ritmo, pueden apoyarse de la cabecera de la cama o una pared. Y si eso no funciona, usa una pierna para arrodillarte.

Al revés

Cualquier posición puede hacerse al revés (creo). Y aunque esto cambia mucho el objetivo, es una gran variante que permite mucho contacto físico, calidez e intimidad. Haz que tu pareja se sienta en una silla o en la cama y siéntate (o arrollídate) arriba de él, con tu mirada hacia la pared, no hacia él. Deja que te abrace (hasta puede tocar tu clítoris) ¡y listo!

Con un vibrador todo es mejor

Técnicamente el vibrador puede mejorar cualquier cosa, pero es especialmente útil para la flor de loto. Como hay gran cercanía, hay mucha fricción… y si le agregamos vibración, te aseguro que llegarás a las nubes. Coloca el vibrador cerca del clítoris (tu pareja puede hacerlo) y adopta el ritmo que más te guste.

Publicidad

En una silla

A veces, lo ideal es cambiar de lugar: si estás aburrida con la cama, ¡háganlo en una silla! Puede ser difícil porque los movimientos y el ritmo pueden variar, pero una vez que le agarren la onda, podrán disfrutarlo muchísimo. Yo les recomiendo hacerlo en un lugar inusual como la cocina 😉

Foto: Bad Girl’s Bible

Escrito por
Más de Andrea Bouchot