Las 10 reglas de una relación casual

Después de haber tenido una relación de más de 6 años, tomé la decisión de divertirme un poco más y entrarle a las relaciones casuales: pura diversión sin ataduras… a ver qué tal.

Pero ¿qué es una relación casual? Claro, la mayoría sabemos que algo casual significa que no estás buscando marido, pero ¿a qué más se refiere?

Para empezar, una relación casual generalmente implica que no estás planeando quedarte con una persona a largo plazo. Y, por supuesto, ambos deben estar en la misma página y tener las mismas expectativas de lo que vayan a tener.

Obviamente es muy fácil para unos, complicado para otros, pero si realmente quieres animarte a probarlo, te aseguro que tiene muchos beneficios… siempre y cuando sigas las reglas 😉

Asegúrate de que todos los involucrados saben lo que está pasando

Si no quieres nada serio, es importante que la otra persona lo sepa. Desde el principio, asegúrate de decirle que no buscas nada serio y que ambos tienen la oportunidad de disfrutar el momento.

Publicidad

Aún así debe haber respeto

Una relación casual sigue siendo una relación, y el respeto es importante en cualquier tipo de relación; sea casual, seria o lo que sea. Eso quiere decir que debes tratar a la otra persona como un ser humano con sentimientos y valores. Y debes exigir lo mismo del otro.

Haz lo que se te dé la gana

Estar en una relación significa que tienes un compromiso con otra persona y, por ende, debes estar al tanto de él, invertir tu tiempo en su relación, etc. Pero en una relación casual no es necesario hacer nada de eso. ¡Puedes hacer lo que quieras!

1 o 2 personas… o más

Puedes tener UNA relación casual si crees que es lo más que puedes tolerar por el momento, pero uno de los grandes beneficios de algo casual es que no estás comprometida a una relación convencional, así que puedes salir con otras personas.

No tiene nada de malo, de hecho, la primera vez que lo hice, SENTÍ que estaba haciendo algo malo, pero no. Las expectativas son mínimas, así que puedes salir a divertirte sin problemas 😉

Publicidad

NADA de celos

Si ves en tus redes sociales que la persona con quien estás saliendo casualmente, conoce a otras personas, ¡relájate! Así como tú puedes salir casualmente con varias personas a la vez, él también está en su derecho de hacerlo. No hay lugar para el sentido de posesión y los celos en este tipo de relaciones.

No hagas planes a futuro

Si quieres que este chico esté disponible el próximo sábado, adelante. Es completamente válido hacer planes con unos días de anticipación. Pero ir más allá de ‘unos días’ es territorio de ‘relaciones serias.’ En una relación casual, ambos vivirán el momento, sabiendo que algún día podrían distanciarse o dejar de verse. ¡Así que nada de planes!

Enfócate en otras cosas de tu vida

Y está padre divertirse con otros hombres, conociendo nuevas personas y pasándola bien, pero las relaciones casuales no son realmente importantes. Lo verdaderamente importante en tu vida deberían ser otras cosas como tu trabajo, tu felicidad, tu salud, tu futuro, etc. Enfoca esa energía y tiempo que no estás desperdiciando en una relación, en TI misma.

Nada de favores personales

Esto quiere decir que si necesitas ayuda para mudarte, no llamarás a quien estás viendo casualmente. Ese tipo de expectativas y compromisos hacen que su relación se vuelva confusa, así que NO lo hagas.

No lo invites a reuniones sociales

Las bodas y fiestas sirven para conocer nuevas personas con quien puedas salir, no para llevar a la persona con quien estás saliendo casualmente para que conozca a tus amigos y familiares. Si no es algo serio, nadie tiene que conocer a tu ‘amigovio’.

Termínala como un adulto

Si ya no te gusta (aunque sea algo casual), puedes hacer 2 cosas: dejar de salir con él y esperar a que entienda la indirecta o decirle directamente que ya no estás interesada en tener una relación casual con él.

La honestidad es TAN importante para algo casual, como para algo serio. Por más que quieras evitarlo, lo ideal es que hables con él y le digas la neta. Simplemente dejar de hablarle es grosero.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer