Las 3 posiciones más peligrosas para su “amigo”

No es porque sea aguafiestas (porque saben que no lo soy), pero ponerse un poco atrevidos puede ser arriesgado, especialmente para ELLOS. Y ya conoces el dicho: “cuidado con jugar con fuego o terminarás quemándote”.

Las lesiones sexuales no son comunes, pero cuando llegan a suceder, usualmente son causadas por la locación del encuentro sexual o la posición equivocada. Y aunque no lo creas, tener relaciones en un escritorio o en el baño de un avión es más riesgoso que experimentar con una posición complicada. Pero dado que a ti te preocupa su ‘amigo’, te presento las 4 posiciones sexuales que debes evitar o, en su caso, realizar con mucho cuidado.

Vaquerita inclinada hacia atrás

  • Posición: Él está acostado, tú sentada sobre él, pero a comparación de la vaquerita normal, no tienes sus manos sobre su pecho, sino sobre sus muslos o más atrás.
  • Peligro: Cual codo o rodilla, su miembro puede ser “hiperextendido” si pones mucha fuerza y de manera constante sobre él. Con el tiempo, esta hiperextencsión podría causar una enfermedad llamada “Peyronie”, la cual se caracteriza por la desviación o curvatura del pene durante la erección. Esto no sólo es doloroso, sino que también imposibilita cualquier penetración.
  • Si durante esta posición, él siente un jalón en la base del pene o una incomodidad que tuerce a su “amigo” mientras esté erecto, deja de sostenerte sobre sus muslos y recárgate en su pecho. ¿Por qué arriesgarse?

Tú sentada y el de pie

  • Posición: Él está de pie y tu sentada en una mesa. Claro, es la mejor posición para tener sexo espontáneo y candente, pero también podría ser la causa de una fractura.
  • Peligro: La mayoría de los casos de fracturas de penes se deben a encuentros sexuales MUY pasionales. Y la posición que mencionamos por sí sola no tiene nada de malo, pero si están muy entrados en las sensaciones, él podría fallar la entrada de la vagina y su miembro chocaría contra tu hueso púbico o, en su defecto, contra la mesa.

El ‘pogo stick’

Publicidad
  • Posición: Es prácticamente la posición del misionero, pero de pie. Él sostiene todo tu peso, se inclina para atrás para facilitar la penetración y pone fuerza en sus piernas para conseguir un ritmo adecuado.
  • Peligro: Cualquier cosa que sea un poco acrobática (como esta posición) podría provocar lesiones y dolores de espalda. Sin mencionar que, de fallarle la fuerza, podría tirarte o hasta caerse. ¿Y cómo terminaría su amigo? Mejor ni se lo imaginen.

No me malentiendan, estoy muy a favor de la aventura, pero han sido advertidos.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Tags from the story
, , , , , ,
Escrito por
Más de Andrea Bouchot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *