Lo que me gustaría decirle a la mujer con la que me engañó

Por tu bien no diré tu nombre, pero tú lo sabes, y yo no puedo sacarlo de mi mente. Pero a ti, la persona que me lastimó (y lo hizo a drede), quien me quitó la relación por la que luché por años, quien egoísticamente pensó sólo en SU felicidad. A ti, querida, te quiero dar las gracias.

Nunca nos conocimos, pero sabes quién soy. Soy la mujer que salvaste de la forma más extraña posible. Mi novio, prometido, me engañó contigo. Supiste de mi desde el inicio de nuestra relación, y esperaste 6 años para estar con él nuevamente…

Podría decirte: ¡felicidades, tu ganas! O el cliché que pasó por mi mente por tanto tiempo: se merecen el uno al otro. Pero no lo haré. Sólo quiero decirte: gracias.

Es posible que creas que te odio, porque lo que me hiciste es algo que entre chicas no se hace, y es algo que a todas nos da miedo que nos pase (incluso a ti). Pero no te odio. De hecho, me has hecho el mejor servicio que yo nunca tuve el valor de hacer por mí misma.

Publicidad

Gracias por regresarme mi libertad. Gracias por ahorrarme un futuro lleno de dolor y mentiras. Gracias por mostrarme su verdadero ser a través de sus acciones conjuntas.

Gracias por darme una razón para decirle adiós al peso más grande que he tenido que cargar. Gracias por abrir la puerta de mi futuro nuevamente.

Gracias por tomar la culpa, por darme una razón para dejarlo ir y darme a MI una razón para empezar de nuevo.

Gracias por recordarme que merezco algo mejor que él y sus mentiras, que no tengo que soportar tanto abuso y trauma por “amor”

Gracias por librarme de esa horrible y disfuncional familia; por hacerme ver que era igual que ellos y que sólo un futuro así hubiera podido tener.

Publicidad

Gracias por demostrarme que mi papá siempre tuvo la razón y por dejarme sentir el amor TAN grande de las amistades que olvidé.

Gracias por demostrarme que hay mejores formas de gastar mi tiempo y mis lágrimas, por darme nuevos sueños y olvidar los que dejé atrás.

Gracias por darme la oportunidad de tener una primera cita y un primer beso. Gracias por recordarme que hay algo mejor afuera y que algún día lo encontraré.

Gracias por ponerme de rodillas y recordarme cómo se siente el dolor, pues sin dolor es imposible comprender la belleza de la felicidad.

Sin tu interferencia, sin tu falta de moral y egoísmo… no habría perdido el aliento; pero por ti, aprendí a respirar de nuevo.

Gracias

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot