Los diferentes tipos de infidelidad

Pregúntale a 10 personas a qué se refiere una “infidelidad” y tendrás 100 respuestas diferentes. La realidad es que la infidelidad es un área gris porque todos tenemos nuestros propios límites e ideales para una relación amorosa.

Mi ahora ex creía que tener una relación con otra mujer y decirle “te amo” mientras estaba conmigo NO era una infidelidad. Y hay personas que creen que mandarle un mensaje a tu ex ya es un engaño. A pesar de todas las opiniones que existen, hay ciertas categorías de infidelidades.

Engañar a tu pareja típicamente involucra al menos 3 elementos: secretos, implicación emocional y alquimia sexual. De hecho, la infidelidad generalmente se define menos por un componente específico y más por el elemento de engaño.

En general, son los secretos y la omisión los que suelen definir una infidelidad.

Ver más: Ropa interior que toda chica debe tener

Publicidad
Tener intimidad física fuera de tu relación

La infidelidad física se explica por sí misma. Típicamente se refiere a cualquier tipo de contacto físico, besos o conducta sexual con una persona que NO sea tu pareja. A veces no se requiere tener sexo con alguien más para que el acto se clasifique como “infidelidad.”

Sentir algo por alguien más

La infidelidad emocional es algo MUY diferente. Se refiere a que ames, te guste o tengas sentimientos románticos por otra persona que no sea tu pareja.

Así como los límites deben ser discutidos alrededor de conductas sexuales apropiadas en la relación, también deberían hablar sobre las conexiones emocionales. Tener una relación cercana con alguien más que tu pareja no conozca… definitivamente NO es honesto.

¡Ojo! No tiene nada de malo tener relaciones emocionales íntimas con otras personas, fuera de tu relación. Esto se vuelve infidelidad si tales relaciones no respetan a tu pareja.

En otras palabras, si le estás diciendo “te amo” a alguien más sin que tu novia lo sepa… estás entrando a territorio de infidelidad emocional y es hasta más dañino que el engaño físico.

Publicidad

Fantasear con alguien más

Tener una vida robusta de fantasías, incluso en una relación, es completamente normal… Siempre y cuando las compartas con tu pareja.

Por ejemplo, digamos que te identificas como una mujer heterosexual, pero de vez en cuando te llama la atención estar con una mujer. Fantasear con otra chica cuando tienes sexo con tu pareja es normal… incluso hasta podrías sugerir un trío.

Las fantasías entran a territorio de infidelidad cuando te orillan a tener conductas deshonestas. Si tu fantasía bisexual es más tentación, que fantasía, podría volverse un gran problema.

Esconder tus hábitos con el dinero

Debido a que el engaño se basa en secretos, no contarle a tu pareja sobre tus problemas financieros es una infidelidad. Sí… aunque no lo creas, puedes engañarlo financieramente. Si tú y tu pareja están de acuerdo en ahorrar para irse de viaje, pero tú usas ese dinero para comprar un nuevo celular, le estás siendo infiel a su acuerdo original.

Tener hábitos de redes sociales ocultos

Desafortunadamente la infidelidad a través de redes sociales o facilitada por redes sociales, se está volviendo MUY común.

El engaño por este medio puede tener 2 formas. Primero, el sexual. Tener un crush muy extremo con una celebridad, seguirlo en todos lados, mandarle fotos y tener una actitud meramente sexual hacia él. Y, en segunda, serle infiel a tu pareja con el celular. Es decir, prestarle mayor interés a tus redes sociales, que a tu relación.

Foto: Archivo Eme de Mujer