Mitos de la sexualidad femenina ¡qué sigues creyendo!

La educación sexual que se recibe (formal y no formal) no es la más frontal ni directa y casi siempre se explica desde la perspectiva biológica más que desde la perspectiva del placer, entonces, poco se aprende a disfrutar y luego se nota al realizar un repaso del récord sexual individual: insatisfactorios encuentros sexuales o parejas con las que tuviste mucho tiempo y pocos orgasmos.

Mucha de la información que se tiene sobre sexualidad debe ser revisada porque los contenidos están en constante actualización; o en otro escenario, es información errada, llena de juicios morales o cargados de mitos. Repaso sólo algunos:

  • Deseo y frecuencia sexual: Las mujeres podemos tener tantas ganas como cualquiera y no debemos ser juzgadas ni señaladas por ello. Coito, masturbación, uso de juguetes sexuales o cualquier otra vía adecuada a los gustos personales son formas de disfrutar de la sexualidad. Desfavorablemente, el vocabulario que existe para describir mujeres que conocen su cuerpo y quieren disfrutarlo sin detenerse por las presiones sociales, está lleno de peyorativos, mientras que los chicos son catalogados de machos ardientes.
  • La masturbación: No sólo es práctica de adolescentes, adultxs logran orgasmos muy intensos con la estimulación manual, así que ¡a tocarse! Tampoco produce vellos ni callosidades en las manos y puede ser practicada aún estando en pareja, porque tu compañerx no necesariamente tendrá la misma frecuencia sexual que tú. (Quizá quiera seguir durmiendo en cualquiera de tus calientes noches de insomnio). Soy defensora de ésta práctica, porque ayuda realmente a conocer el cuerpo y sus necesidades. Una vez que tengas esa información clara, procura comentársela a tu pareja para que sea tu cómplice y te ayude a conseguir más placer.
  • Menopausia: El disfrute, es un derecho que no se apaga con la edad… y los orgasmos tampoco. Es importante desterrar mitos, porque aún cuando hay modificaciones en la fisiología durante ésta etapa, el placer no tiene  que jubilarse. Usar lubricantes, es solo una forma de poder seguir disfrutando de relaciones con penetración y con las ventajas propias de este momento de la vida: despreocupada por el riesgo a embarazos y sin necesidad de usar anticonceptivos.
  • Pornografía: Generalizar y afirmar que a las mujeres no les gusta el material sexual explícito, es un error. Ciertamente, muchos de estos contenidos están pensados para chicos, pero ya es bien sabido que existen otros estilos de películas o videos cortos que estimulan los sentidos de muchas mujeres y que logran activar la creatividad erótica, aumentar el deseo y la frecuencia sexual. Es un recurso más para el placer en solitario o en pareja.

Tener información es clave para abrirse a más experiencias gratificantes. Si el placer es un derecho, que la falta de información no te impida poder disfrutar de él.

Por: Michela Guarente

Foto: Archivo Eme de Mujer

Publicidad

Tags from the story
, , , , ,
Escrito por
Más de Equipo Eme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *