¿Qué pasa si dejamos de tener sexo?

En una época en la que trabajamos constantemente para deshacer décadas de culpa y vergüenza sexual, tener una actitud positiva en cuanto al sexo puede ser educativo para todos.

Pero la positividad sexual no se trata de motivarlos a todos a tener orgías por doquier. Se trata de asegurarnos de que la experiencia sexual sea saludable y, más importante: consensuada.

Y si bien hay muchas razones por las cuales las personas eligen tener sexo de manera frecuente (placer, intimidad, alivio del estrés, autovalidación), existen muchas otras formas de satisfacer estas razones sin tener sexo.

Entonces, si estás completamente desinteresada en el sexo, ¡no tienes que hacerlo! Nada se”romperá” o “envejecerá” sólo porque no estás teniendo relaciones. Más importante aún, el desinterés hacia el sexo es una opción respetada y aceptable.

En un mundo que simplifica en exceso al sexo, puede ser útil entender lo que realmente significa tenerlo.

Publicidad

¿Qué quiere decir si no quiero tener sexo NUNCA?

Primero que nada, es bueno entender que existe mucha vergüenza sexual alrededor de las personas que eligen no tener sexo, especialmente en una relación. Las redes sociales pueden ser muy injustas, e incluso muy dañinas.

De acuerdo a una investigación psicológica, se puede desarrollar una conciencia de interés y deseo sexual durante la pubertad. El interés en el sexo puede depender de cuándo una persona esté consciente de su interés sexual y de si está bien informada y dispuesta a aceptar lo que conlleva.

Esto quiere decir que en el interés en el sexo nunca se desarrolla en algunas personas, y otras deciden que no es algo que podría ser para ellos.

Asexualidad y celibato

En un mundo hipersexual, la gente que se considera asexual es considerada rara y defectuosa.

Publicidad

Investigaciones en la habilidad corporal de responder al estímulo sexual han descubierto que no hay diferencias psicológicas entre esta habilidad entre una mujer asexual y una heterosexual.

Lo que hace diferente al celibato de la asexualidad es que el celibato es una decisión de abstenerse completamente de la actividad sexual, mientras que los individuos asexuales pueden tener contacto sexual en solitario o en pareja y no ser atraídos sexualmente.

Es importante recalcar que hay diversidad en la sexualidad. TODOS somos diferentes y no hay vergüenza en ello.

No serás infeliz toda la vida si no tienes relaciones en tu vida. Aunque es verdad que el sexo aporta diferentes beneficios de salud y estado de ánimo, la falta de también tiene beneficios similares.

Por ejemplo, no tener sexo puede ayudarte a dejar de lado las presiones sociales y a participar en actividades no sexuales que te brinden placer, al igual que el sexo. Además podría abrir puerta a tener una relación más profunda y darte prioridad como persona, no como ser sexual.

Cómo conseguir los beneficios del sexo (sin sexo)

Aunque el sexo puede ofrecer sensaciones de calidez e intimidad, mejorar tu sistema inmune y ayudarte a quemar más calorías, definitivamente no es la única forma de conseguir estos beneficios.

Si el sexo significa una forma de expresión de diferentes intereses sexuales con tu pareja, el celibato puede ayudarte a:

  • Darte un espacio para descubrir nuevos intereses, ya sea a través de la fantasía sexual y el placer propio, o al intentar actividades no sexuales que te hagan feliz.
  • Ayudarte a enfocar y dar amor a tus partes del cuerpo no genitales.
  • Construir conexiones emocionales más fuertes con tu pareja.

Si el sexo te sirve para aliviar el estrés, el celibato puede ayudarte a:

  • Reconectar contigo misma, en lugar de usar el sexo para evitar ciertos problemas
  • Ayudarte a darle prioridad a tu sueño y tus cuidados personales, en lugar de la satisfacción física
  • Ayudarte a practicar regulación emocional
  • Motivarte a encontrar una actividad física que te ayude a liberar tensión

Si el sexo te sirve como ejercicio, el celibato puede ayudarte a:

  • Practicar el contacto consciente
  • Aprender a aumentar la conciencia corporal y el placer sin presionarte para complacer a otra persona
  • Dirigir tu atención a la condición física para ayudarte a mantener una buena salud cardiovascular

¡No es el fin del mundo!

El sexo es más que una penetración vaginal. Volverse sexualmente activo es un acto personal. Y buscar el celibato es un acto de amor propio.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot