Sexo ¡en el sillón!

sexo
sexo

Tener sexo en el sillón podría ser de lo más excitante, o de lo más incómodo. Ambos podrían pensar que es como el porno, pero en realidad pueden haber muchos accidentes. El sexo así es extremadamente excitante porque lo hacen en un lugar familiar… y la adrenalina estará a todo lo que da.

  • Antes que nada, un juego previo candente: Primero lo primero: quítense un poco de ropa y tóquense lo más que se pueda. No subestimes el poder de la estimulación manual; toca TODO lo que encuentres en tu camino y no den cuenta del poco espacio que tienen, al contrario, ¡aprovéchenlo!
  • Evítense las rozaduras: Dado que estarán desnudos y expuestos a fábricas no tan agradables para la piel, sería bueno que pusieran una sábana sobre el sillón. También está el riesgo de manchar el mueble, así que sean precavidos.
  • Perfecto para el sexo oral: Usa los brazos del sillón para crear un ángulo sensual para actividades orales. Puedes colgar tus piernas y tu galán sabrá exactamente qué hacer. De igual manera tú no tendrás que sufrir de estar en una posición incómoda.
  • Mejora el 69: Aquí es donde el poco espacio brinda una ventaja. Si les gusta el 69, el sillón podría convertirse en su locación favorita, pues tiene el tamaño perfecto para ambos y habrá suficiente comodidad.
  • Aprovecha todas las partes del sillón: Usa las almohadas para una mayor penetración (debajo de la pelvis). Aprovecha los brazos del sillón para probar con diferentes posiciones sexuales, y usen el respaldo para usar la vaquerita sentados.
  • Prueben diferentes posiciones: A comparación de la cama, la cual tiene un respaldo duro posicionado en un ángulo difícil de aprovechar estando de pie, el respaldo de la cama es suave y puede ser fácilmente alcanzado de pie. Coloca tus manos arriba del respaldo y úsalo como apoyo para que tu pareja te penetre por detrás. Para un final explosivo, usa la base del sillón como apoyo extra para subir sólo una pierna.

Foto: Archivo Eme de Mujer

Puedes encontrarme en Twitter como @AndyBouchot 😉

Escrito por
Más de Andrea Bouchot