¿Tu matrimonio no es saludable? 5 señales de que necesitan arreglarlo

Las relaciones cambian constantemente. A veces para bien, y a veces para mal. Es posible que un matrimonio completamente saludable se vuelva tóxico con el tiempo. Pero si eres consciente de los cambios que indican que tu matrimonio se está volviendo insano, puedes tomar acción para revertirlos.

Un matrimonio sano puede volverse tóxico por muchas razones, pero en la mayoría de los casos, es la respuesta a factores externos o internos.

Cuando tú y tu pareja están lidiando con cambios importantes en sus vidas, como un nuevo trabajo o una mudanza, es fácil actuar de formas no saludables. Por ejemplo, si el trabajo de tu pareja está estresándolo mucho, estará irritado todo el tiempo y quizá se desquite contigo. Pero no siempre es así, así que debes poner mucha atención a los demás patrones.

Cada vez pasan menos tiempo de calidad juntos

Es completamente normal pasar menos tiempo juntos si trabajan, tienen hobbies y diferentes responsabilidades. Pero las parejas en matrimonios saludables DEBEN pasar tiempo de calidad juntos. Esto no se refiere a estar acostados en la cama, cada uno con su respectivo celular. Con ‘tiempo de calidad’ me refiero a tener una conversación; hablarse y escuchar.

Publicidad

Si uno de los 2 siente que no está recibiendo la suficiente atención del otro, con el tiempo se sentirá solo. Y a medida que esto continúe, los sentimientos empeorarán. Afortunadamente esta situación puede ser corregida si ambos ponen de sí y reciben la ayuda de un experto.

No están peleando

No es malo no discutir. De hecho, es increíble que no tengan nada de qué pelear. Pero si están reprimiendo sus sentimientos por miedo a tambalear el bote, están metiéndose en graves problemas.

Cada persona necesita aprender a responsabilizarse de sus propios sentimientos, y necesita abrirse para aprender junto a su pareja, en lugar de tratar de controlarla o evadir el conflicto. Las mejores relaciones son las que crean un ambiente de confianza donde ambos se sienten lo suficientemente cómodos para expresarse.

Siempre asumes lo que tu pareja piensa o siente

La diferencia entre un matrimonio sano y uno tóxico, son las dinámicas entre parejas. No hay culpa, hay buena comunicación y tratan de entenderse a sí mismos. Cuando la relación se vuelve tóxica, habrá una mala comunicación y uno de los 2 empezará a asumir lo que la otra persona siente o piensa.

Publicidad

Estarás analizando cada cosa que dice, buscando mensajes escondidos. Si empiezas a hacer esto, es importante que te cuestiones por qué. ¿Ya no confías en él? ¿Algo pasó entre ustedes?

Nunca tienes la culpa de nada

Cuando tu relación empieza a volverse tóxica, comenzarán a culparse de todo. Si algo está mal con las finanzas, tu pareja será el culpable. Si él no se siente amado o escuchado, TÚ tendrás la culpa. Cuando le entran al juego de la ‘culpa’ crearán distancia entres ustedes.

Lo más seguro es que ninguno de los 2 quiera escuchar la verdad. Y el punto es reconocer sus propias responsabilidades, emociones y percepciones, para aprender a comunicarse.

Dejaron de reír juntos

La risa compartida crea conexiones en pareja. Cuando tú y tu pareja dejan de reír juntos, prácticamente dejan de divertirse juntos. El aburrimiento es normal, podría decir que casi todas las parejas llegan a ese punto.

Pero si tu relación ya no es fuente de felicidad o emoción para ti, o si te estresa más de lo que te hace sonreír, no es una buena señal. En este caso, tú y tu pareja necesitan regresarle la chispa a su relación.

Por: Andy Bouchot

Foto: Archivo Eme de Mujer

Escrito por
Más de Andrea Bouchot