#ViernesDeGordibuenas: Las curvys en el amor

¡Hola, queridas Curvilíneas! Espero se encuentren muy bien. Primero que nada, les cuento que este movimiento curvy en México va tomando cada vez más fuerza. Cada día son más las chicas, las marcas y los medios que se suman para apoyarnos a nosotras, las plus size bloggers mexicanas. Un aplauso para todas ustedes que, junto a nosotras, han decidido levantar la mano para reclamar nuestro derecho a sentirnos hermosas a pesar de lo que dicen los estándares de belleza actuales.

Y hablando de esos estándares que nos impone la sociedad, es que quiero iniciar el tema del cual he elegido hablar el día de hoy aquí en EME: Las curvys en el amor. ¿Por qué? Porque, queridas Gordibuenas, creo que estoy enamorada… Sí, por tercera vez en mi vida y luego de que las dos veces anteriores terminaran de forma desastrosa y muy dolorosa…

Si bien cada persona es diferente, muchas curvys tenemos un gran problema en lo que a cuestiones de afecto se refiere… Y es que si no lo sentimos por nosotras mismas, ¿cómo podríamos sentirlo por alguien más?

La inseguridad que podemos sentir por tener kilos de más, pueden afectarnos en más de un sentido. Al ser frondositas podemos sentir que no merecemos amor por no ser “bellas” (según el mundo, claro), que nadie nos mirará por no tener una figura estilizada y que si nosotras mismas no podemos vernos al espejo sin ropa, ¿cómo podría alguien más ver con amor nuestro cuerpo desnudo? En nuestras cabecitas, es simplemente inconcebible.

“A los hombres no les gustan las gordas”… En realidad, hay para todos los gustos. He conocido tipos a los que les encantan las mujeres de buenas curvas y de carnitas desbordadas, jeje. Es como a nosotras, a algunas nos gustan altos, a otras delgados y a unas más rubios… En gustos se rompen géneros.

Publicidad

No amarnos nos lleva a tener malas relaciones, ¿cuántas veces has sabido de mujeres que no dejan al hombre con el que están porque “nadie más las va a querer”? El amor propio también nos ayuda a soltar aquello que no nos hace felices o nos hace daño y a no permitir que alguien nos ame menos de lo que nos amamos nosotros. Todas las mujeres merecemos ser amadas, no importa el color, tamaño o peso.

Entonces, ¿será que la barrera para ser felices en el amor la ponemos nosotras solitas? Pues sí. Todo tiene que ver con la percepción que tenemos de nosotras mismas. Si te sientes linda, lo proyectas. Un buen amor me dijo alguna vez que algo que le gustaba mucho de mí es que tenía “toda la actitud”… Y es que la actitud adecuada encanta a cualquiera pues impacta más una mujer desnuda orgullosa de todos sus defectos, que una buenísima acomplejada.

Así que, sí, necesitamos más AMOR… Mucho amor… Pero hacia nosotras mismas, que, teniendo ése, pronto llegará el de ese otro ser al que muchas esperamos, o bien, podremos mejorar la relación que ya tenemos. Es hora de desnudarse sin tapujos, hacer el amor con las luces encendidas y dejar de pensar que ellos están enfocados en tus muslos gruesos… Si llegaste a ese punto, créeme, en lo que menos está pensando, es en tus kilos extra.

Muchas gracias por leerme. Te invito a visitar mi blog Yo curvilínea y a seguirme en mis redes sociales.

Publicidad

Tags from the story
, , , , ,
Escrito por
Más de Arheli Molina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *