4 preguntas que debes hacerte antes de darle una segunda oportunidad