Aminoácidos: ¿Qué tan importantes son?