“Green Book: Una Amistad sin Fronteras” una película para sonreír