La obesidad disminuye la percepción del sabor de los alimentos