‘Rambo: Last Blood’ y la misma violencia