Todos los géneros caben en “Room 104”