Cómo convertir tu baño en un spa

Solemos llevar un ritmo de vida acelerado entre el trabajo y las responsabilidades del hogar, olvidando por completo que diariamente merecemos, al menos, 20 minutos de relajación. Como sabemos que no podés internarte a diario en un spa, en este post te proponemos que conviertas tu baño en uno y disfrutes de las bondades de embellecerte por dentro y por fuera.

 

Imagen: Decoraenfamilia

1. Para convertir tu baño en un spa lo primero que debes hacer es llenar la bañera con agua a unos 36° C. Es importante que el agua no esté a una temperatura muy caliente porque deshidratará tu piel. También es recomendable no tardar más de 20 minutos, pues el cansancio puede aumentar.

Imagen: Todouñas

Publicidad

 

2. Si no tienes bañera puedes sumergir los pies en una tina con agua a la misma temperatura. ¿Por qué? Porque el agua templada es ideal para relajar, estimular la circulación, dilatar los vasos sanguíneos y oxigenar mejor las células. Exfolia tus pies y comienza a prepararte para tu ducha.

Imagen: Laprensagrafica

3. Para convertir tu baño en un spa no pueden faltar los aceites esenciales, como el de almendras, ya que además de sus beneficios cosméticos para hidratar la piel, sus aromas son ideales para liberar las emociones y conectar el cuerpo con la mente. Utiliza gel de ducha, exfoliante, aceite para masajes o sales marinas con aroma a lavanda o manzanilla, ambas fragancias son perfectas para disipar la rabia y el miedo.

Imagen: Debelleza

Publicidad

4. Antes de meterte en la ducha o en la bañera, limpia tu rostro con tu limpiador de costumbre y aplica una mascarilla hidratante y relajante. Luego comenzá tu baño mientras la mascarilla actúa y retírala pasado el tiempo indicado en el empaque.

Imagen: Multinotas

5. Empezá por cepillar tu cuerpo con un cepillo corporal, sus cerdas son ideales para estimular la circulación, lo que hará que la sangre circule mejor por tu cuerpo y te sientas más desestresada.

Imagen: Blogdefarmacia

6. Los jabones líquidos suelen ser más cremosos que los jabones en barra. Elegí uno que tenga un aroma de tu agrado y cuyas propiedades ofrezcan humectar tu cuerpo de pies a cabeza.

Imagen: Disgoo

7. Después del shampoo aplica una mascarilla capilar hidratante y, mientras actúa, exfolia tu cuerpo con un scrub corporal para eliminar todas las impurezas de tu piel y dejarla libre de células muertas. Luego retira ambos productos, deja caer el agua en tu cuerpo y salte de la ducha o la bañera.

Imagen: Cosmobelleza

8. Después del baño, casi inmediatamente, aplica crema hidratante en todo tu cuerpo para aprovechar que tus poros están abiertos y la absorción será mucho mejor. Por último, rocía tu cuerpo y rostro con agua de rosas para tonificar y revitalizar tus sentidos.

Más de Equipo Emedemujer

6 razones por las que el amigo de tu novio te desespera

Así como nosotras tenemos a una mejor amiga, tu pareja también tiene...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *